domingo, 22 de julio de 2012

«Dear God Please Help Me»


Ringleader of the Tormentors (2006) es, hasta ahora, el álbum más ambicioso lanzado por Morrissey. Si en You Are The Quarry (2004), su trabajo previo, desfilaban temas relacionados con la vida en Los Ángeles, la ciudad en la que en entonces vivía, en esta entrega grabada en Roma, deambulan los espíritus de la cultura italiana.

Aunque la espera no se prolongó tanto como en su pasado inmediato (donde hubo una pausa de siete años entre un disco y otro), la renovación de su sonido fue casi total. En ello influyó un nuevo equipo al que se incorporó Tony Visconti (el hombres que produjo algunos de los mejores trabajos de David Bowie, T-Rex y sus Sparks) y el gran Ennio Morricone. Además, con la salida de Alain Whyte (que abandonó la banda pero dejó un puñado de composiciones), su co-compositor de cabecera durante los últimos años, la guitarra quedó al mando de Jesse Tobias, un estadounidense de raíces latinas que llegó a tocar con Red Hot Chili Peppers años atrás.

Por su éxito, el álbum anterior había dejado la vara muy alta, así que el sucesor tenía que ofrecer algo importante. El resultado fueron canciones altamente orquestadas, con coros de niños italianos y una producción más cuidada que nunca. Si bien ya no hay apenas el jangle pop de los primeros años de su trayectoria, sigue conservando la vena para hacerlo plenamente accesible. Las letras dejan la "sencillez profunda" de los asuntos cercanos para concentrarse en otros de corte existencial. La vida, la muerte, la función del amor, el porvenir... 

Esto último fue lo que no me convenció cuando lo escuché por primera vez. Confieso que prefiero su faceta más íntima y personal. Además siento que su pluma no andaba del todo afilada por lo que sospecho estas temáticas complejas buscaron disimular la falta de inspiración en la rama en que se especializa: el de la relación del hombre con un entorno social que lo agobia. Eso sí, con el paso del tiempo ganó enteros. De cualquier forma, como a los grandes artistas, le basta un mal día para superar cualquier competencia presente en el mercado. "You Have Killed Me", "The Youngest Was the Most Loved", "In the Future When All's Well", "I'll Never Be Anybody's Hero Now" y "To Me You Are a Work of Art" lo tienen todo para mantener contento al admirador de antaño.

El resto de las piezas entran en terrenos en los que falla o acierta dependiendo del caso. En lo que respecta a "Dear God Please Help Me" le va perfecto, con esos arreglos de cuerda maravillosos cortesía de Ennio Morricone . Llevo seis años impactado la contradicción de la belleza que desprende y  la letra que cuando menos resulta inquietante. En ella parece estar relatando un encuentro sexual con... bueno, ya sabrán quién.



And I am so very tired, 
of doing the right thing, 
dear god, please help me...

No hay comentarios:

eXTReMe Tracker