domingo, 30 de diciembre de 2007

Ya hasta se me olvidó como se escribía un post

Pero lo intentaré...


Llevaba más de veinte días sin actualizar este blog, y es que, como les comentaba en mi anterior post fui a visitar a una tía "unos días", pero luego de ahí me fui a visitar a mi abuela y demás familia "unos días" también. Sumando los "unos días" que pasé con mi tía a los "unos días" que pasé con mi abuela, y tíos y primos varios dieron como resultado "muchos días".

Para que lo entiendan mejor:

Unos días+ Unos días= Varios días.

El caso es que todos esos días fueron sin internet, lo cual hizo que me desintoxicara un poco de todo esto que representa conectarse varias horas diarias. Pero no importa, porque ahora otra vez estoy en casa y ¡mi adicción ha regresado!

Pero estos días me confirmaron algo: Ya no me importa la navidad.


Lo cual es una pena por supuesto. Esos días en los que esperaba el 24 de diciembre con ansias desde agosto han quedado atrás, ya no me emociona ni un poco. Y miren que lo intenté, porque siempre adoré la navidad. Los villancicos, el frío, la comida todo eso hacía que la llamada época decembrina fuera mi favorita del año.

Y no me malinterpreten, no es que ahora odie la navidad, lo que pasa es que ya me da igual, viví la de este año como si fuera un día cualquiera, ni siquiera el hecho de que casi toda la familia se reuniera hizo que mi indiferencia desapareciera. Y así han sido las últimas tres o cuatro navidades, esperaba que esta vez no fuera así, pero ahora ya he perdido la fe.

No sé a qué se deba, porque de hecho no es sólo con la navidad, otras fechas que en otrora me emocionaban (llámese cumpleaños, día de reyes, etc.) hoy en día pasan para mí como si fueran un 16 de Abril cualquiera.

La Navidad no me molesta ni nada por el estilo, simplemente ya no siento nada, absolutamente nada que quizás sea peor.


Que por cierto odio a esos niños que generalmente tienen 11 ó 12 años que se creen muy listos por decirles a otros niños de su edad o más jóvenes que Santa Clos no existe, no hay nada que me enoje más que ese tipo de estúpidos, que por el hacerse los cultos y que ya saben el "secreto" andan por ahí divulgando acabando con la ilusión de los niñitos que esperan cada años la llegada de Santa, y que, a partir de ese momento, por la culpa de esos imbéciles la navidad ya nunca será lo mismo.

Y ahora viene el año nuevo que también me da igual jajaja. Después de varios años me he dado cuenta de que hacer propósitos no sirve de nada, así que esta vez no tendré ninguno. Y luego llegará el 2008, y si estuviera en primaria me equivocaría al poner la fecha, en vez de poner 8 de Enero del 2008 pondría 2007, y así por unos diez días hasta acostumbrarme.


En fin, espero que ustedes hayan pasado muy bien la navidad, que lo hayan disfrutado, que se hayan divertido y que no hayan cometido alguna locura de la cual ahora se arrepientan.

Pues nada a repetir la frase más gasta de la historia de la navidad:


¡Feliz Navidad y próspero año nuevo! (Aunque queda la duda... ¿Después de todo este tiempo, habrá alguien que todavía entre a este blog?)




P.D. Gracias por sus comentarios en el post anterior, iré contestándolos poco a poco, tomen en cuenta que es muy difícil contestarlos todos de un tirón.

viernes, 7 de diciembre de 2007

Cosas criticables a este blog

Iba a hacer una lista de los motivos por los cuales este blog es el mejor de los últimos tiempos, pero no se me ocurrió nada, por el contrario, me vinieron a la mente varias cosas o motivos por los cuales este blog es un asco. O una mierda como indica el url.

Hay muchos pero enlistaré sólo algunos por motivos de amor propio.



1.El diseño es pésimo


Desde que abrí esta bitácora he visitado decenas o quizás cientos de blogs diferentes. Y déjenme decirles que muchos de ellos tienen un diseño fantástico, algunos tienen hasta su propio logo y pequeños detalles muy monos (Esa expresión sólo deberían usarlas las chicas pero bueno...). Claro también hay unos que saturan tanto el diseño que incluso se me traba la computadora, y que por el mero hecho de estar tan cargadas son un golpe bajo para quienes tienen una conexión lenta.

En cambio yo a este blog le puse una de las plantillas determinadas de blogger, nada más, ningún adorno extra ni musiquita. Ah, ahora que recuerdo unos días puse un reproductor automático, que tenía tres canciones, pero lo quite por si alguien se conectaba en la madrugada a escondidas de sus padres, en una de esas tenían las bocinas a máximo volumen y lo descubrían.

Eso y una foto de la Pelí 8 1/2 (Otto e mezzo), unas de mis cintas favoritas. Por si se lo preguntan ese que está de espaldas es Marcello Mastroianni, interpretando a Guido un director que pasa por una profunda crisis creativa...


¡Momento! este post no se trata de una reseña de Otto e Mezzo, es sobre las razones por las cuales este blog apesta. Usted disculpe.


Continúo.

2. El desgraciado autor no tiene ni un mísero link


Les seré sinceros, he estado esperando en cada post que hago que alguien hago un comentario preguntándome porqué no tengo ni un enlace a otros blogs. Me gustaría que alguien lo preguntara para darles mi respuesta oficial: No lo sé.


En verdad, no sé porque no lo he hecho, no crean que lo hago para que mis lectores no entren a esos blogs y se den cuenta del bajo nivel del mío.

Visito decenas de blogs, y casi todos tienen algo digno de que les ponga un enlace, a ver si un día de estos me animo y los enlazo a ustedes. Aunque a decir verdad veo poco probable que ello incremente drásticamente sus visitas, creo yo más bien que el poner un enlace a otro blog, más que tratarse de una manera de recomendarlo es un especie de reconocimiento a quien escribe uno. Una forma de decirle a alguien"Hey, tienes un blog bueno". Los links entonces me parecen un especie de reconocimiento, por eso cuando me he enterado de que alguien me enlaza lo agradezco mucho.


3. El blog es visitados por amantes del porno


En realidad esto no tiene nada de malo, pero lo quiero comentar.

Desde que escribí el post Películas "para adultos" en donde escribí sobre los eufemismos , a este blog han llegado muchas personas en busca de porno. Así me lo indican los contadores que tengo. Aunque no lo crean este blog sale como coincidencia cuando alguien googlea "catálogo de películas para adultos" u otras búsquedas similares.

¿Siguen sin creerlo?, aquí la prueba:




(No me pregunten qué tiene que ver con mi blog, pero alguien llegó así)



Todo es 100% real, se los aseguro, diario llegan personas así a este blog, quizás uno ustedes sean uno de ellos.

Podría editar esa entrada para que dejaran de entrar esas personas y ahorrarles la decepción de no ver porno, pero gracias a ellos aumentan mis visitas jijiji.

26. Habemus Mierda tiene puros temas irrelevantes

¿Habrá realmente alguien que en su sano juicio le parezcan interesantes posts sobre que se descompuso mi t.v?

También he hablado de temas tan "apasionantes" como el escoger limones o si soy marica.

En verdad por eso aprecio que me lean, y hasta algunos se aventuren a comentar, sobretodo cuando hablo de estupideces similares. Muchas gracias :)


15. Joyrider es un mentiroso


Llevo días con esto rondando mi cabeza, algo que me mantiene inquieto y creo que ha llegado la hora de decirles la verdad. Les mentí estimados lectores, les mentí...

No sé si algún día me lo perdonen o si esto los haga no volver a leerme, pero sinceramente ya no aguanto esta sensación de culpa, me siento sucio por haberles mentido. Estoy sumamente avergonzado, espero que me disculpen.

Bien, ahora les diré la verdad: En mi post de escogiendo limones, mentí al decirles que escogí límones, en realidad eran tomates verdes.Así es, todo fue un fraude, jamás escogí esos limones, fueron tomates. Lo que pasa es que los limones me parecieron más carismáticos y por eso dije que habían sido ellos y no los tomates.

_______________

Bueno, hay muchos motivos más pero no quiero aburrirlos con cosas que ya saben.


Aprovecho para informarles que no me conectaré por varios días, iré a visitar a una tía y no tiene conexión a internet. Si tienen un I.Q. superior al de una estrella de mar, intuirán entonces que este blog no se actualizará por algunos días.

Y anden dejen de leer esto y mejor pónganse a escribir su cartita a santa. Luego nos vemos

martes, 4 de diciembre de 2007

Sueños Estúpidos.

Me he dado cuenta de que varios de mis sueños son bastante "normalitos", desde el punto de vista de que podrían suceder (o suceden) diariamente en mi vida. Podría soñar con ser una estrella de Rock o con tener ocho brazos pero no, muchas veces sueño cosas bastante ordinarias o estúpidas.

Ayer por ejemplo, soñé (es lo único que recuerdo) que no encontraba calcetines y después de varios minutos buscándolos, decidí usar los zapatos sin calcetín. Así de tontos son algunos de mis sueños, para que se den idea, aunque no faltará el que piense que ese sueño significa que tengo conflictos internos que no me permiten concluir mis objetivos y no sé cuánto... Bah, sólo soy yo buscando un par de calcetines en un sueño. Así de tontos son mis sueños.

No soy del tipo de personas que sueñan con que un pegaso los lleva a recorrer el mundo por el pasado, presente y futuro de la civilización con música celestial y todo de fondo, ni de los que sueñan que Cristobal Colón es su tío. No.


Otro sueño que tuve alguna vez, fue que estaba en un cuarto en el que las paredes eran transparentes y todo estaba rodeado de agua, peces incluidos. Algo así como una pecera en la que el agua en lugar de estar dentro estaba fuera (¿?), dentro estaba yo con un látigo golpeando a Gene Simmons (el de kiss). Quiero aclarar que el estaba con ropa y no era un sueño erótico ¿Eh?.

Y así voy por la vida de los sueños, recordando las partes más estúpidas.


Ya había dicho (creo) una vez, que me encantaría controlar mis sueños, al parecer hay gente que puede hacerlo y seguro la pasan bomba cuando duermen. Aunque pensándolo bien, por mi bien es mejor que no los pueda controlar, de ser así nunca me darían ganas de despertar y me darían por muerto. Lo que pasa conmigo, es que, cada vez que tengo un sueño agradable me despierto, lo peor es que no tardo ni un segundo en hacerlo, en cuanto me percato de que algo positivo pasa en ellos me despierto.

Por ejemplo, imaginen que están dentro de mi sueño, sentados en una butaca del cine, como si mi sueño se tratara de un espectáculo. Bien hecho, a eso me refería. Hay un parque en el que yo estoy arrojando cabezas de muñecos (Hey, es un sueño!), en ese momento aparece Woody Allen disfrazado de conejo y se acerca para decirme algo...

De repente me doy cuenta de que Woody desapareció al igual que el parque, ahora estoy acostado y estoy viendo mis pies, parece mi cuarto... y lo es. ¡Me desperté!, Carajo.


(Casi)Siempre es lo mismo, cada vez en que en un sueño va a pasara algo en apariencia agradable, como hablar con Woody Allen, despierto. Como si me dijera a mí mismo "Esto es demasiado bueno como para que te pase a ti, es un sueño, despierta".

Por ahí si acaso, soñé que daba un concierto con los Beatles ante unas 200 personas yo tocaba el piano y cantaba algunas partes. Ha sido una de las pocas excepciones, pero en la mayoría de los casos me despierto en las partes buenas. Ojalá así fuera con las pesadillas.

Soy tan afortunado que en mis pesadillas no pasa lo mismo, yupi!, ahí no me despierto, hasta que concluya todo y hasta que haya habido al menos un par de muertes o animales diabólicos persiguiéndome.

Y tengo más sueños, pero me dieron ganas de bañarme, algo que casi nunca sucede, así que tengo que aprovechar y hacerlo. Mientras compartan algunos de sus sueños y pesadillas.

viernes, 30 de noviembre de 2007

Hasta yo tengo dignidad

No amiguitos, la pintura no es mía, es de Van Gogh



Estos últimos dos días intenté organizar un poco mi habitación, lo hice porque la situación era tal que mi cuarto empezaba a asemejarse a un basurero, y... qué va!, en realidad lo era. Tengo la costumbre de que si por ejemplo estoy comiendo una paleta o algún dulce común, en vez de ir a tirar la envoltura a un basurero como buen ciudadano responsable, prefiero tirarla al suelo y decir "luego la recojo", y es que siendo sinceros levantarse de la cama y avanzar varios metros para encontrar un bote de basura y proceder a arrojar una insignificante bolsita en él, es algo no muy atractivo. El problema llega cuando, después de varias semanas, esa aparente insignificante bolsita se alía con más bolsitas y con vasos, platos, semillas, botellas, hojas de papel y demás basura que hacía que la cosa ya no fuera tan insignificante.

Me di cuenta de que había tocado fondo cuando un día al despertar puse mis pies en el suelo y me dije a mí mismo "Ejem, ¿A poco ya le pusieron alfombra a mi cuarto?", abrí bien los ojos, y no, mis padres no habían alfombrado mi cuarto mientras dormía para sorprenderme y después regalarme dinero. No, lo que había pisado era basura, que mezclada provocaba que ya no sintiera el suelo, y sólo tocara a la misma.

Era hora de un cambio, esto no podía seguir así, ya había sido suficiente, ¡Desde hoy seré un hombre nuevo!, me dije a mí mismo... Lástima que todavía tenía sueño y me volvía a acostar. Pero eso sí, cuando me desperté (ahora definitivamente) empecé a planear cómo iba a arreglar el caos que había en mi habitación.

Por favor, no sientan lástima por mí ni digan cosas como "Pobre chico, en su casa no lo quieren y nadie arregla su cuarto", podría ser que no me quieran en mi casa -nos los culpo- pero respecto a lo otro, nunca me ha gustado que alguien entre a mi cuarto a limpiar, me incomoda un poco, no me gustan las habitaciones en las cuales todo está acomodado y donde no hay ni una pelusa o cabello tirado por ahí. Me dan miedo, me recuerdan a Hannibal Lecter. Pero incluso para las cosas que nos gustan hay límites, y el tener cuatro televisiones regadas a lo largo de mi habitación era algo que me empezaba a estresar. Mi televisión descompuesta usada como mesita había dejado de ser algo gracioso o útil, la verdad le cabía poco encima y al estar a lado de mi cama el estirar los brazos provocaba que tirara las cosas que tenía encima, además no sé porque me daba miedo que explotara un día.


Y no es broma, además de esta tele tenía otras tres en el suelo: dos en el armario y otra más cerca de la entrada, eso sin contar la que uso en la actualidad. Entonces el primer paso para ordenar un poco esta zona de desastre, era sacar esos cuatro aparatos televisores de ahí. Ay, porqué hacen las televisiones tan pesadas, todavía me duele la espalda, ya ni quiero cargar ni un disco.

Una vez con esas teles fuera, mi habitación hasta lucía más grande, ya puedo caminar tranquilamente sin temor a tropezarme o golpearme el dedo meñique del pie. Luego saqué TODA basura que había, fue lo más difícil, no podía creer cómo un ser humano (en realidad no merezco ese apelativo) era capaz de generar tanta porquería, por ahí me encontré algunas cosas todavía útiles y cosas que ya no acordaba tener.

Ya tenía más espacio, entonces como ya hasta lucía un poco vacío el cuarto, metí un escritorio desde el cual escribo ahora. Mi espalda lo agradece, no lo había comentado pero todas los posts de este blog hasta antes de éste, había sido escritos desde mi cama, y la verdad estar conectado por horas en una cama no es tan bonito como parece, el usar la cabecera de la misma como respaldo "raspa" un poco la espalda, eso sin contar las torceduras y posiciones infernales que se consiguen de ese modo.

Mi cuarto esta más limpio y organizado que antes, sin que esto signifique que ahora estoy en una habitación tan pulcra e higiénica como la de un bebé consentido. Pero bueno, algo es algo.

martes, 27 de noviembre de 2007

Información cofidencial

Delaverobum, me dejó un comentario en el anterior post, en él, misteriosamente me decía que me había nominado, que entrara a su blog para ver de qué se trataba. Para alguien curioso ese mensaje tiene el mismo efecto que si me hubiera dicho "Si entras a mi blog te regalo una casa", así que inmediatamente entré y me di cuenta de que se trataba esto.

Es un especie de cadena bloggera, en la cual debo contestar cinco cosas acerca de mi vida. Estas son las reglas:


1.-Nombrar a la persona que te ha nominado, poner un link a su página y estas reglas en tu blog.


2.-Compartir cinco cosas sobre ti mismo, algunas rarezas o algunas al azar.


3.-Nominar a cinco personas, poniendo su nombre y el link a su blog al final del post.


4.-Hacer saber a estas personas que están nominadas dejando un comentario en su blog.


La verdad no suelo contestar cadenas o cosas así, de hecho es la primera vez que lo hago, y es que por el momento no tengo nada interesante qué decir (como siempre), además Delaverobum me lo pidió amablemente... ¿Cómo podía negarme?


Confieso que sólo obedeceré la regla 1 y 2, si alguno de ustedes quiere hacer lo mismo simplemente háganlo.


_________


Bueno, empiezo.


1. Recuerdo que fui buen estudiante en primero de primaria, mis problemas comenzaron en segundo y empeoraron en tercero, En ese año, la maestra, que se llamaba Juanita me dejó sin recreo (descanso) como tres meses, no recuerdo bien por qué, el caso es que un día, como ya era costumbre cuando sonó la campana todos salieron al recreo excepto yo. El salón se vació y la maestra se me quedó viendo como tres minutos, para después soltar un "Ay, ya vete". En ese momento salí corriendo al patio más veloz que nunca.


2. Cuando voy a un lugar de vacaciones y regreso después de varios días, siento una sensación extraña, como si mi casa me pareciera diferente, siento que ha cambiado, la sensación dura un par de días y después ya no la recuerdo.


3. Tengo unos tenis que regalaron hace como tres años. Nunca me los he puesto, no están feos, no sé porqué no me los he puesto, es raro, lo cierto es que ahí están en una caja y no tengo intención de usarlos. Podría regalarlos, pero no lo hago porque me gustan, está bonitos, simplemente no los quiero usar.

4. Dicen que el desayuno es el alimento más importante del día, pero haciendo cuentas creo que he cenado y comido más de lo que he desayunado, no acostumbro hacerlo, y si lo hago es algo ligero como una manzana o una pera. Por las mañanas no tengo hambre. Pero irónicamente por la noche tampoco pero SÍ como, nada más por costumbre, si no lo hago me esto incómodo.


5. Tengo cientos de revistas, no sé exactamente el número pero son muchas, la última vez que las conté eran más de trescientas, pero ya han pasado dos años desde eso, quizás ya tenga como 800, no sé, en una de esas mil o también podría ser que tenga 500 nada más. Tengo una caja enorme de revistas llenas, otro mueble lleno de ellas también, y todo los cajones de mi armario en vez de tener ropa están con revistas. Ya no sé dónde meterlas, me han dicho que las venda, pero odiaría hacer eso, me pondría celoso de que algún desconocido tenga alguna de mis amadas revistas en el baño, mal tratándolas o peor aún: Recortándolas. No soporto cuando la gente hace eso, cuando yo llego a recortar una revista por alguna foto interesante o algo parecido, compro la misma revista tres veces: una para recortarla, otra para coleccionarla y la última para compensar el hecho de haberme atrevido a recortar una revista.


Tampoco las vendo porque en unos años me gustaría leer noticias viejas y ver las cosas de las que se hablaban en el 2004.


6. Si tuviera que mencionar las dos veces en las que he sentido más dolor físico, esas serían:

a) La vez que me caí desde la cima de unas escaleras plegables como a los doce años, caí de espaldas y por unos 40 segundos no podía respirar, el golpe dolió mucho también, pero lo peor era esa extraña sensación de no poder respirar, era como sí me hubieran arrojado a un planeta en el que no había oxígeno, supongo que eso sienten las personas que mueren ahogadas, uno de mis más grandes miedos, porque contra eso no puedes hacer mucho. Si te ataca un león, todavía tienes la oportunidad de pelear y quizás con mucha fortuna salvarte, pero al ahogarte no sé que se pueda hacer, porque además no se puede pensar con claridad.

b) Las malditas inyecciones en las encías, ¿quién les digo que algo tan sólido podía inyectarse?, como varios dientes de los llamados de "leche" no se me caían y los otros querían salir, tuvieron que quitármelos a la fuerza, auch. Creo que hubiera sido menos doloroso sin esas inyecciones anestésicas. ¡Qué incoherencia!, lo que se supone te inyectan para que no te duela, me provocaba uno de los peores dolores que he sentido. Lo peor es que no me quitaron un diente o dos, sino como 5, y en sesiones distintas para que me inyectaran varias veces. Sí, mi dentista era un maniático.

Por cierto, una vez casi me ahogo en una alberca, el salvavidas (creo que así se le dice a ese especie de dona inflable) era un poco grande y me resbalé por en medio (ah, para que vean que estar gordito no es tan malo, unos kilos más y eso no me pasaba), me hundí. Cuando llegaba al fondo me impulsaba con todas mis fuerzas para salir por unos segundos y poder respirar un poco, así varias veces, no sé cuántas. El que se supone debía cuidar a la gente para que no se ahogue se acercó, lo veía incluso desde abajo del agua, no era guapo como los suelen pintar en las pelis, se me quedaba viendo, el muy idiota pensaba que estaba jugando, después de unos segundos que me parecieron eternos me agarró de la manó y me sacó.


7. Como este blog lo leen personas de varios países, frecuentemente pongo sinónimos de palabras que uso entre paréntesis para que todos entiendan.


8. El ejercicio decía que tenían que ser 5 cosas, pero el ocho me gusta más, así que quise finalizar con este.

9. Bueno, el nueve también me gusta.

sábado, 24 de noviembre de 2007

Malditos Buffets


Seguramente ustedes han ido a alguno de estos lugares en los cuales, hay decenas de platillos repartidos en varias secciones, te puedes servir lo que quieras, o más bien CUANTO PUEDAS.

Sí, porque aquí uno no come lo que quiere, si no lo que puede, me refiero a que, aunque ya no tengas hambre, sigues comiendo.


Bueno, al menos así me pasa a mí. Fui hace unas dos semanas a uno.


Primero todo es felicidad, tomas un plato e inspecciones la zona, con la mirada identificas en donde se localizan las cosas que más te gustan. "Ah, mira, allá tienen vegetales" y vas e improvisas una ensalada con las cosas que más te gustan, en mi caso elijo las cosas más coloridas para que la gente me mire y diga "Ese chico me cae bien".

Regresando a la realidad en la que a nadie le caes bien por cómo te preparas una ensalada, mientras regresas a la mesa te pones a analizar que será lo que te servirás después, así es esto, no disfrutas tanto de la comida, sino el saber cuánto puedes engullir. Comes la ensalada, algunos la comen toda, y otros sólo comen un poco de lechuga y dejan lo demás, desperdiciando así casi tres kilos de verduras.

Que por cierto, siempre empiezas por una ensalada, para agarrar confianza, aunque también están los más pro, que en cuanto entran van directo contra los postres.

Ya después de esto vas con otras cosas no tan verdes, si comes carne (como no es mi caso) irás directo por pollo, camarones, atún, pavo, chorizo, salchichas, y me atrevo a decir que si hubiera carne de serpiente o armadillo hasta esa te comías por probar de todo. Por suerte no como carne, y opto por otras cosas, para mi mala fortuna, el 60% de la comida que había en ese buffet tenía carne, así que tenía que ingeniármelas, con esa "pequeño" 40% de cosas sin carne.

Pues ahí estoy, yo con mi plato metiendo varias cosas, una papa por ahí, un poco de pasta, un panecillo y ¿Por qué no? un poco de arroz. Como ustedes imaginarán no es la combinación más saludable que puede haber, pero no importa, es un buffet, para eso está, si alguien piensa comer sano NUNCA iría a un buffet.

Aunque eso sí, no todos son unos monstruos del comer, hay algunos que pagan mucho dinero tomando en cuenta que sólo se sirven una patata y una uva, pero allá ellos, se perderán de un bonito dolor de estómago al día siguiente.


Un punto en contra es la bebida, si lo que quieres es atascarte de alimentos, el agua sólo estorba, ya que hace que te llenes, lo ideal es tomar poco, un pequeño trago de vez en cuando, aunque cuidado el exceso de comida puede hacer que te atragantes, así que no puedes prescindir de ella.


Otro plato más, me gustó lo anterior, así que repito la dosis, y le agrego un par de cosas más "a ver a qué saben". Después de deglutir eso, llega lo que yo llamo el punto p, (le iba a poner punto G, pero ese ya estaba en uso), el punto P, es ese momento en el que ya estás satisfecho, tu hambre ha desaparecido y tu estómago te dice "Bien camarada, con eso me basta muchas gracias". Pero inmediatamente después del punto P, llega el punto Q, (le iba a poner punto p, pero me di cuenta de que ya lo había usado). El punto Q, es cuando tu cerebro te dice "Traga más, desquita lo que pagaste y dile al estómago que mejor se ponga a procesar el alimento que ahorita le das más".

Como me cae mejor el cerebro que el estómago, decido obedecerlo a él, y casi hipnotizado y sin hambre voy por otro plato, y no para jugar con él, sino para servirme más ensalada. La ingiero, y ahora no sólo estoy satisfecho, también estoy harto de masticar. Masticar es algo cansado por si no se han dado cuenta, incluso la razón principal por la que mastico goma de mascar es para ejercitar la mandíbula y ser más resistente para masticar, valga la redundancia.

Mi estómago ha conseguido aliados, un pulmón y el hígado me piden también que pare de comer, el cerebro me dice que los ignore, que no saben nada, y agrega, "Mira a tu derecha... ¡La barra de postres!". Mi cerebro tiene razón, no he comido ningún postre, no puedo rime sin antes probar un poco de helado y algún panqué. Ese "helado y un panqué" se traducen como un helado y un panqué + más helado (ahora de chocolate), una rebanada de pastel de chocolate, una dona y una galleta con chispas de chocolate.

Ahora me siento mal, mi estómago, mi hígado, un pulmón, un molar e incluso el dedo meñique cantan al unísono "Te lo dijimos", mi cerebro se burla de mí.


No comí hasta el otro día, y eso sin muchas ganas.


Por experiencias como estas, les recomiendo que nunca vayan a un buffet. NUNCA, por más tentador que sea, siempre comerán de más. Cuando vas a un restaurante, el amable chef se preocupa por tu salud y sirve en el plato una ración adecuada de alimentos para que no comas de más. En un buffet no es así, el que decide todo eres tú, un irresponsable.

La OMS, debería conseguir que se prohibieran los buffets, al menos si dicen estar tan preocupados por la obesidad que cada día crece más. Sería un gran paso para eliminar a los obesos del mundo.


Como podrán notar algunos de mis últimos posts están relacionados con la comida, espero ya no postear de ello por un tiempo.



P.D: Nunca supe bien la forma correcta de escribir "Buffet", aunque creo que esa es la correcta, y no sé tampoco si escribir bien el plural de esa misma palabra. Pero no importa, ni que esto fuera un libro, es simplemente un blog. Ah, y la foto no es del buffet al que fui por si alguien se lo preguntaba.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Milagros y calificaciones

Antes que nada una disculpa por este post, yo sé que entrar a un blog en el cual un tipo al que ni siquiera conocen en persona, les cuenta cómo le fue en su examen extraordinario de matemáticas no es lo comúnmente se le conoce como divertido o entretenido, pero bueno, es lo que hay.


Ahora sí, comencemos:


¡Pase, pase!, ha sido un milagro, no sé cómo pasó, no encuentro explicación alguna, pero no me importa porque pasé.

Muchas gracias a todos por sus buenos deseos y en especial a Natsuki que incluso al parecer prendió unas velas, pues debo decir que funcionó, y miren que no soy supersticioso ni nada, pero es lo único que se me ocurre que pasó, porque he de decirles que no sólo pasé, sino que además ¡¡¡pasé con 7!!!

Yo pensaba que en dado caso de que pasara, lo haría con un seis, pasaría apenas, pero no, además saqué siete.


Matemáticas es una materia hecha con muy mala leche, eso de las integrales y aplicaciones de la derivada NO deberían ser temas abordados en la preparatoria, es una forma en la que los científicos tratan de arruinar la existencia de los artistas y de los que como yo, no entiende ni papa de las matemáticas. Esas cosas deberían verlas en la universidad los que QUIEREN dedicarse a ello, no nosotros que en realidad ni queremos saber nada de matemáticas en nuestro respectivo futuro.

Quiero decir, está bien que nos enseñen a sumar, multiplicar, restar y dividir, las raíces cuadradas todavía se lo paso, pero de ahí a que quieran torturarnos con integrales y aplicaciones absurdas de la derivada hay un largo camino. Por ejemplo, si yo quiero ser digamos... mmm, no sé ¡Masajista!, ¿De qué demonios me va a servir saber saber resolver integrales por el método de Simpson?

La respuesta por si lo dudaban es : De nada.


Y miren, no tengo nada en contra de los matemáticos, si es que me está leyendo uno (no vaya a ser en una de esas que Lines on my face o Karla Verde sean matemáticas, fiú) es más, los admiro por poder hacerlo, es algo que yo simplemente no puedo. No soy bueno con las cosas lógicas, y ahora que lo pienso, eso me gusta, porque me hace mirar las cosas desde otra perspectiva, hacen que no me comporte tan robóticamente.

Con esto, ya he pasado la preparatoria, lo he logrado: ¡Acabé la prepa!. He logrado ingeniármelas para no reprobar año hasta ahora, y también estoy sorprendido. Siempre creí que reprobaría una vez de año a lo largo de estos años, era uno de mis grandes miedos: Reprobar de año. Las veces en las que estuve en más riesgo fue en quinto de prepa y en segundo de secundaria, estuve muy cerca, pero no, he tenido fortuna y he llegado hasta este punto.

Muchos compañeros de la escuela, siempre pronosticaron que reprobaría, me decían "Vas a reprobar", pues bien, varios de ellos reprobaron y yo no, lo cual me da un tremendo gusto, y no porque ellos hayan reprobado, no, sino porque yo no reprobé jaja.

Bueno ahora lo que me queda es decidir un carrera y ver si entro a la universidad en Enero o hasta junio, pero créanme que eso ya no me causa tanto estrés como el hecho de deber una materia y no saber si la pasaré, así que espero estar mejor de ahora en adelante.


Pues eso, espero ahora poder postear más tranquilo y de cosas de mayor interés o diversión para ustedes, los que amablemente me leen.

Muchas gracias a ustedes y sus buenos deseos, pues pasé, ahí está.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Soy menor de edad (a veces)


Ayer llamaron (otra vez) de un banco, querían hablar con mi papá. El banco quería ofrecerle una tarjeta de crédito. Era un mujer con una voz un tanto agresiva, yo empecé a decirle que no estaba, ella me preguntó a qué hora lo podía encontrar. ¿Realmente cree que le diré la verdad?, ¿Cree que le diré a qué hora llega para que lo moleste con una llamada cuando él llegué cansado? Ja-ja.

Le dije que no sabía a qué hora llegaba, ella en un último intento de no desperdiciar una llamada, me dijo que si me interesaba adquirir una tarjeta de crédito o algo así. Apliqué mi táctica (que recomiendo) cuando alguien me ofrece una tarjeta por teléfono. Dije, "Lo siento, soy menor de edad", al decirlo trato de agudizar mi voz un poco, y a veces le agrego "Lo siento, soy menor de edad, y mi mamá no me deja tener tarjeta". Ha sido infalible hasta ahora, por si un día lo quieren aplicar.

La señorita me dijo con voz de rara, como si no me hubiera creído pero sin forma de probarlo, que estaba bien, que muchas gracias. "Muchas gracias señorita" le dije y colgué.


No me gusta mentir, pero es la única forma, estas personas no entienden de otra manera, era esto o colgarle sin decir nada. Busqué ser más diplomático y opto por esta táctica.
_________



Por otro lado, ayer fui a la escuela para saber mi calificación, salí de ahí sin ella. "Hasta el miércoles" me dijo. Lo cual me afecta, ya que no podré disfrutar del fin de semana. Esa incertidumbre de no saber si pasé hace que esté estresado y de mal humor, hubiera preferido saber ya la verdad, pero bueno tendré que esperar.

Que por cierto ya estoy harto de esperar, ahora resulta que para todo ya se tiene que esperar. Espera a salga en DVD, espera a que se enfríe, espera a que se caliente, espera 30 minutos para que llegue tu pizza si no es así será gratis, no me importa , nadie me regresará esos treinta minutos. Esperar, esperar, esperar.

¿Quieres ver la luna?, espera a que anochezca, para todo se tiene que esperar. Espera a que te atiendan.

Esperar algo que quieres precisamente desespera, no sé qué es lo que quiero, pero lo quiero ahora.

______________

Estos últimos días he masticado muchos chicles, que ya había dicho que odio decir "chicle" pero me da flojera escribir "goma de mascar", pero bueno, ya lo hice y perdí más tiempo y esfuerzo para aclararlo. Y es que masticar chicle sirve de mucho, en vez de mover los pies o las manos ridículamente cuando te da un ataque de ansiedad, puedes masticar un chicle de menta, mucho más discreto y con mejor sabor.

Bah, en realidad no padezco de ansiedad, sólo me relaja un poco el hecho de estarlo masticando.

Y es que hay enfermedades o padecimientos que algunos consideran que están "padres" o que son "cool". Una vez en una revista para adolescentes leí que tener insomnio era una enfermedad "in", y que tener gripa estaba "out" jajajaja. Uy sí, quiero tener insomnio para estar a la moda, el insomnio es lo de hoy. Pues no, esta revista no sabe lo doloroso que es no poder dormir. No es algo gracioso, es algo realmente molesto y desagradable, así que no confundan a la juventud.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Dos Semanitas


Llevo casi dos semanas sin postear, algunos quizás creyeron que me fui de vacaciones, otros que mi computadora explotó por tanto conectarme, y a la gran mayoría simplemente no le interesó. ¿A quién le puede importar este blog?.

Bueno, he aquí la versión oficial de mi ausencia en el blog. La cosa no es nada emocionante, así que si esperaban leer una historia de acción o de dramatismo por favor salgan ahora mismo.

Lo cierto es que mi examen extraordinario que he mencionado en algunas ocasiones fue la razón de que haya abandonado este Blog. Y no, no dejé el blog para estudiar como se podría pensar, sino porque el mero hecho de que el examen se aproximara me mantuvo al borde del colapso, con gran angustia y temor.


Dense una idea de ello:


Yo hace tres meses:


Ah, qué bonita es la vida, faltan tres meses para mi examen extraordinario. Estudiaré un mes antes y por lo mientras veré muchas películas, escucharé música e iniciaré un blog.


Yo hace dos meses

Ah, qué bien,todavía faltan dos meses para mi examen extraordinario de matemáticas. No sé nada, pero me quedan dos meses más, estudiaré un mes antes.

Yo hace un mes

Ah, qué bien, falta un largo mes para mi examen extraordinario. Bah, estudiaré después, falta mucho para el examen.


Yo hace tres semanas


Gulp, ya casi es mi examen, no sé nada, pero no importa, todavía estoy a tiempo de reaccionar y estudiar. Empiezo la próxima semana


Yo hace dos semanas

Ay Dios, qué rápido ha pasado el tiempo, ya sólo faltan dos semanas para mi examen, me tengo que aplicar ya, creo que con una semana de estudio será suficiente. Empiezo el Lunes.


Yo el Lunes de la semana pasada

Tengo miedo, muuucho mieeeedo (31 minutos díxit) . Sólo faltan siete días para mi examen y no tengo ni idea de cómo le voy a hacer. Pero bueno, estudiar los Lunes no se me da. Empiezo el Viernes.


Yo el viernes de la semana pasada

Tengo todo el fin de semana, ahora sí voy a estudiar, si me lo propongo puedo lograrlo. ¡Ha llegado la hora de estudiar!... Ah mira, un partido de futbol por la tele, lo veo y después estudio.

Yo el Domingo de la semana pasada. 8:00 p.m.

Soy un imbécil, mañana es el examen y no he estudiado. Me doy asco, tuve tres meses para estudiar y apenas hoy a catorce horas del examen lo haré. Me prepararé una taza de café, no dormiré hasta no haber aprendido algunas cosas más o menos. Utilizaré la taza grande, espero que esta vez el café no me afecte tanto.

Prendo la computadora, tengo la guía en ella, se conecta a internet y decido revisar un par de foros, pierdo una hora así. Me doy un par de bofetadas y decido cerrar el navegador. Momento de preparar otra taza jumbo de café. Para mi sorpresa (y terror) ya no hay azúcar. Ahora tengo cuatro opciones:

a)Tomar el café sin azúcar

b)No tomar café

c)Usar jarabe de maple para endulzarlo un poco

d)Maldecir mi existencia y lamentar mi estupidez.


Me decido por la opción c y d. Vuelvo a la computadora y estudio e intento comprender todo. Pongo a Morrissey para que me acompañe, elijo el You are the Quarry. Mientras suena I Like You tomo un segundo aire y por unos instantes me ilusionó y pienso que pasaré el examen. Le doy un trago al café, no sabe tan mal. Me hace regresar a la realidad: Es poco probable que pase el examen si sigo así. Vuelvo a estudiar otro rato. Me vuelvo a preparar café con maple y visito foros de internet. Ya es la una de la mañana. Me cuestiono, ¿Realmente vale la pena desvelarse para estudiar?, ¿Si lo hago pasaré?, ¿No será mejor dormir y rendirse?.

No tengo sueño, el café me empieza a trastornar, mejor sigo estudiando, de todas formas me acompañan los Smiths (ahora suena el Strangeways).


El ritual de, "Ver foros, estudiar, preparar más cafe, poner otro disco, insultarme a mí mismo" se repite varias veces hasta las cuatro de la mañana. Unas siete tazas de café después, decido que ha sido suficiente, al fin de cuentas tomé unas clases hace unas semanas, y dicen que es mejor dormir antes de un examen. No quiero que me pase como la vez pasada en la que no dormí y contesté un examen al borde del desmayo por el exceso de cafeína y falta de sueño.

Apago todo y me voy a mi cuarto, prendo la tele y hago el zapping un rato, no tengo sueño, demasiado café. Así estoy una media hora y después la apago. Cierro los ojos para dormir. Ja, qué iluso soy, estoy dando vueltas en la cama pensando en el examen hasta las siete de la mañana, duermo una hora y despierto a las ocho aproximadamente. El examen es a las diez. Me baño y me visto, como un poco. Me duele la cabeza y el estómago, estoy mareado. Ahora sí estoy seguro de que el café ya no es lo mío, ya no lo aguanto como antes, si hubiera tenido coca-cola la cosa habría sido distinta, no me afecta tanto. De todas formas creo que no vuelvo a tomar siete tazas de café, la taza era grande además.


Llego media hora antes al examen y platico un poco con los otros que lo van a presentar. Creo que están más preparados que yo. Cosa que no me sorprende, cualquier niño de primaria estaría a mi nivel matemático siendo sinceros.

El examen dura tres horas, no me fue tan mal como creí, bueno no sé. El viernes me dicen si pasé. Si tienen una lámpara maravillosa, pídanle al genio que apruebe.

jueves, 1 de noviembre de 2007

Pizza de Lasaña


Antes que nada yo pensaba que se escribía "lasagna" pero recién me entero que lo correcto es lasaña, la primera es en italiana y la última es la correcta en el español.


Hace unos días ocurrió algo que me dejó sin habla, y miren que hay pocas cosas que lo hacen, estaba yo con mi vida normal viendo la tele, en eso comienzan los comerciales, yo no suelo ponerle mucha atención a la publicidad, cada que hay le cambio de canal o desconectó mi cerebro para no poner atención a los anuncios de detergentes y demás. Pero en eso, sale un comercial de una compañía de pizzas que captó mi atención.

Anunciaba una nueva pizza, hasta aquí todo normal, pero luego ocurrió lo que me dejó sin habla por más de treinta segundos (¡!), lo que me impactó fue que ¡la pizza nueva era de lasaña!, no lo podía creer, y como ya mencioné dos veces me quedé sin habla (aunque la verdad habría sido muy estúpido hablar ya que estaba solo).


Así es, después de siglos y siglos la gente por fin se ha hartado del pepperoni y la hawaianna y la compañía pizzera se ha visto obligada ha inventar algo como esto. Bah, en realidad la gente no se ha hartado del pepperoni ni de la hawaianna, y de hecho nunca lo harán, hay gente que pide pepperoni toda su vida, les son más fieles que a sus parejas. Seguramente en las pizzerías compran ocho toneladas de pepperoni al mes y sólo dos kilos de vegetales para los despistados como yo que no comemos carne. Compran seis toneladas de jamón y piña y sólo doscientos gramos de champiñones.

El caso es que, el hecho de que hayan decidido incluir una "pizza de lasaña", me tiene un tanto idiotizado (tengo que echarle la culpa a algo...), vamos a ver, imaginen la junta en la que decidieron implementar la pizza de lasaña a su menú. Si yo fuera el jefe y uno de los empleados dijera "Señor jefe Joyrider, creo que hay que implementar una nueva pizza de lasaña al menú", en ese momento lo echaría de la empresa, lo despediría y consultaría con mis abogados si es posible demandarlo. Pero no, no soy el jefe y el tipo que sugirió eso tal vez haya sido ascendido o le subieron el sueldo.


No he probado esa pizza porque no sé si sea de lasaña con carne (lo más seguro) o vegetariana, y además no me dan muchas ganas la verdad. Con esto de la "pizza lasaña", me he puesto a pensar en pizzas que pronto podríamos ver en el mercado, y que conste que si lo hacen no debe sorprenderles y deben mandarles mails diciéndoles que me paguen ya que la idea fue mía:



Pizza de papas a la francesa.

Rectángulos de papas freídas sobre queso manchego, acompañada de sobrecitos de mostaza y catsup. Ideal para acompañar con la novia mientras se ve una película de terror.


Pizza de spaghetti a la bolognesa (o de spaghetti a la boloñesa)

Manjar que las tortugas ninjas habrían soñado, pasta al dente con trozos de carne molida, salsa de tomate. Se sugiere acompañarla con un buen vino y consumirla en un cuarto en el que haya una chimenea y un gato montés.

Pizza taco

Esta modalidad de pizza en apariencia podría pasar por una pizza normal de carne, pero es diferente ya que se le agrega salsa picante y no se consume en rebanadas sino que se le dobla y traga como si fuera un taco gigante. Recomendable si nada lo llena y está en busca de nuevas sensaciones y dolores en el estómago.

Pizza hamburguesa

Para esta se necesitan dos pizzas con carne, se coloca la primera en posición normal y se le pone la otra encima, de modo que los lados con carne de las pizzas se toquen, ahora se puede consumir como una hamburguesa normal, sólo que con unas ocho mil calorías más. Similar a la pizza sandwich pero sin jamón.


Pues ahí lo tienen, esto es lo que provoca ver comerciales, por eso mejor cambiénle a otro canal lo más rápido que puedan para evitarlos.



viernes, 26 de octubre de 2007

Yo sólo quiero dormir



Antes que nada, presione el botón con el sigo de triángulo volteando a la derecha del reproductor que aparece arriba. O no lo haga, no soy nadie para exigirle que escuche esa canción, aunque tampoco soy nadie para decirle que no lo haga, así que haga lo que mejor le plazca, o bueno, tampoco soy nadie para decirle que haga lo que le plazca así que haga lo que no le plazca, aunque...

Justo abajo de mis ojos hay dos especies de sombras, o eso parecen. Las sombras de mis ojos, comúnmente llamadas ojeras, que fueron causadas (dicen) por no dormir mucho. Me gustan, la verdad, les he agarrado cariño con el tiempo. Aunque tampoco es que haya dejado de dormir con tal de tenerlas, simplemente fue algo que se dio. No sé si desaparezcan o si son permanentes, no me importa mucho, no iré a Google para buscar si son permanentes. Tampoco me pondré rodajas de pepino ni nada que las haga desaparecer, no me interesa.

También me gusta dormir, aunque esto me cuesta un poquito más de trabajo. Hubo una época en la que podía dormir diez o doce horas sin problemas, fue hace mucho. Ahora no puedo.

Todas esas veces que los ladridos de mis perros me han despertado, las veces que ha sonado el teléfono para acabar con mis sueños, han logrado que aunque no me lo proponga, me despierte antes de tiempo. Y sí, algunos de ustedes recordarán que una vez dije que me levantaba, creo, a las once de la mañana o algo así, pero estimados lectores, eso no significa que duerma mucho.

Si me levanto a las once de la mañana es porque me dormí a eso de las cuatro de la mañana. Hace unos meses pasé una buena temporada durmiendo entre cinco y siete horas, no más, no menos. Siempre era igual, nunca dormía siete horas y un minuto, no. Dormía siete horas o menos. Podía dormir seis horas con cincuenta y nueva minutos o cinco horas con veintitrés minutos, todo dependía del día. Aunque casi siempre dormía como seis horas.


Eso por supuesto no es recomendable, al menos en mi caso. Hay personas que duermen cuatro horas nada más, y andan por la vida como si nada. Hay otros que duermen como koalas, animal que , por cierto, duerme hasta 22 horas al día, al parecer sólo se despiertan para comer, cagar (y mear) y de vez en cuando para reproducirse. La envidia de todos. Qué geniales son los koalas, desde su nombre, uno de los mejores que puede tener un animal.

Otra cosa es que, para mí es imposible dormir temprano. No es broma, les aseguro que llevo unos cinco años sin dormir antes de las doce. Ni a las once de la noche puedo dormir. Aunque me caiga de sueño, simplemente no puedo dormir, es impresionante, muchas veces me da sueño como a las ocho de la noche e intento acostarme y dormir. No puedo. La costumbre debe ser.

El problema de mi sueño "ligero" se ha agravado últimamente, el más mínimo sonido me despierta, la caída de una escoba afuera de mi cuarto me hace levantarme al instante, así tenga mi puerta cerrada.

Antes aplicaba el dormir una hora por la tarde (cosa que contradice de un modo eso de que nunca duermo temprano, pero me refería a descansos de más de una hora) pero me di cuenta que era peor, me despertaba de mal humor, modorro creo le dicen, y ese hora que dormía provocaba que menos pudiera dormir en la noche, lo empeoraba todo, así que lo dejé.


Hace tiempo leí algo sobre Dalí, no sé si sea cierto, pero decía que Salvador cuando dormía se sentaba en un sillón con una cuchara de metal y colocaba un plato del mismo material en el suelo. Cuando lograba dormirse y alcanzaba una relajación, sus dedos soltaban la cuchara que caía sobre el plato provocando un ruido que lo despertaba y lo regresaba a la realidad. Supongo que así evitaba dormir de más. Albert Einstein dormía siempre más de diez horas cada noche, lo cual me hace pensar que si duermo esa cantidad de tiempo mejoraré mis pobres habilidades matemáticas. Bah, en realidad sabemos que no.

Investigando un poco más por ahí (¡Dios bendiga a Google!), descubrí que Winston Churchill dormía sólo cinco horas, y que por increíble que parezca; el gran Leonardo da Vinci dormía lapsos de 15 minutos cada hora, durante las veinticuatro horas del día.


Pero bueno, no quiero que este blog se convierta en uno de esos que sólo dan datos curiosos sacados de Internet (de dudosa procedencia) así que mejor le paro.

Para finalizar sólo quiero comentar que en los últimos cuatro meses he vuelto a soñar, mucho tiempo de mi vida no soñaba, o más bien no recordaba los sueños, pero últimamente he vuelto a recordarlos, algunos son buenos y otros pesadillas. Pero curiosamente ninguno es erótico. (Mis ojos se inundan de lágrimas en estos momentos.)




jueves, 25 de octubre de 2007

Todo el mundo ama la menta


Su frescura, su sabor, su nombre. Todo es perfecto en ella. Creo que a todos les gusta, todos la adoramos y agradecemos.

Ya sea en forma de goma de mascar, líquida, en dulces o la natural es irresistible, y nos salva en situaciones cuando no te puedes lavar los dientes.


A pesar de ser de color verde, en las envolturas de dulces, de chicles y en su forma de pastilla se le representa de color azul, todo para que no se confunda con su más acérrima rival: la hierbabuena.


En este mundo tienes que tomar partido, o eres del club de la menta, o de la pandilla de la hierbabuena. Yo en estos momentos soy del club de la menta. Aunque en materia de sabor la competencia es pareja, la menta toma la delantera en cuestiones de mejorar el aliento y en cuestiones aromáticas.

La menta huele exquisita, debería haber lociones y perfumes de menta. La menta la asociamos directamente con la limpieza, por lo cual también propongo que haya jabones de menta. A diferencia de por ejemplo el mango, creo que a nadie le desagrada el sabor y olor de la menta, es algo imposible. La menta no tiene fallos, es perfecta. No importa cuántos sabores nuevos de pastillas haya, la menta siempre será la predilecta, la más deseada.


Refresca tanto el aliento, que al soplar y poner la mano enfrente, sentimos igual que cuando abrimos el refrigerador y el frío toca nuestra cara.

Todos la han probado, hasta ahora no sé de nadie que sea alérgico, sólo la menta podría hacerlo.


Las mejores pastas de dientes tienen sabor menta, son mejores para los dientes y para el aliento que las que tienen sabores cítricos o de canela. Simplemente la menta está a otro nivel, siendo envidiada por las demás plantas y frutas del mundo. La menta es como el Elvis Presley de las hierbas, además es una hierba socialmente aceptada y confiable del todo.

Eso sí, hay que probarla en dosis pequeñas para un mayor disfrute, no hay que saturarnos. Con un poco de ella es suficiente. En algunos casos puede provocar un poco de ardor en la lengua, pero no importa, vale la pena y ese dolor pronto desaparecerá.

Me gustaría tener menta en mi jardín , cuidaría de ella y la protegería. Desafortunadamente me tengo que conformar con los dulces y las gomas de mascar de menta, pero aún así la quiero.








P.D. Como curiosidad sobre este breve post,(tenía que ser así después de mi excesiva-en extensión - reseña del concierto de The Cure) la palabra "menta" aperece 17 veces, incluyendo esta última.

lunes, 22 de octubre de 2007

Una noche como esa


Ayer 21 de Octubre fui a ver a The Cure.


The Cure es una de esas bandas a las que quería ver ya, porque pasa a veces que dices "bueno, después veo a esa banda" pero luego te enteras de que se separa y te quedas con el gran trauma de no haberlos visto.


Pues bien, ayer por fin acudí a ver a la banda de Robert Smith.
Llegué a eso de las cinco de la tarde, según mi boleto el concierto empezaba a las siete, así que tenías dos horas para hacer lo que quisiera.


Había una buena cantidad de puestos que vendían camisetas, gorras, tazas, calcomanías, pins, revistas y demás cosas relacionados con la banda. Cabe mencionar que, inicié la búsqueda de una buena camiseta, porque ir a un concierto y no comprar una es como ir al cine y no comprar palomitas. (Aunque ahora es un buen momento para decir que casi nunca voy al cine, tema para otro día). Desafortunadamente ninguna playera me gustó (detesto la palabra "playera", pero me vería mal repitiendo tantas veces camiseta en un mismo párrafo), todas eran horribles, bueno, no todas era horribles, algunas sólo eran feas y otras cuantas más o menos. No encontré esa que me cautivara o que me hiciera decir "esta es para mí". Como que eso de hacer ropa de bandas nomás no se le da los piratas mexicanos.

Las tazas, pósters(carteles), bufandas y otras cosas les quedan bien, pero las playeras no, así de fácil. Muchos de ellos ni conocen a la banda, pero por hacer negocio compran 500 camisetas grises y negras, les ponen "The Cure Mexico 2007" y quieren vendértelas como si fueran la gran cosa. Medio triste por no encontrar LA playera, tome la decisión de mejor comprarla al final de concierto.

El tiempo no pasó lento debo decir, las calles estaba llenas de personas raras e interesantes. A lado un partido de fútbol americano terminaba y su aficionados salían de lugar, así que por un momento góticos, deportistas, darks, fresas y demás especies se juntaron formando una masa de lo más pintoresca.

Tiempo de irse a formar, a las mujeres las manosea una chica para verificar que no traigan cuchillos o escopetas escondidas en los bolsillos, a los hombres nos toca un hombre, cosa que no he entendido. A ver, se supone que a las mujeres las revisa una chica para que estén cómodas, y está bien así lo desean, lo respeto, pero yo preferiría que me revisara también una mujer, las manos del hombre que paso sus manos por mis piernitas y brazos eran toscas y rudas, hubiera preferido más delicadeza y uñas pintadas. En fin. Me entero de que no puedo entrar con un póster que había comprado, según esto es por "razones de seguridad", no vaya a ser que haga un avión con el cartel y le vaya a dar a Robert en el ojo. Caray, muy paranoicos.

Voy al baño, intenté no respirar mientras estaba dentro del él, duré unos cuarenta y cinco segundos dentro, tiempo en el cual tuve que respirar en dos tremendas ocasiones.


Un tipo de unos veinticuatro años nos pide nuestros boletos para llevarnos a nuestro lugar. Para impresionarnos (y tratar así conseguir más propina) nos empieza a decir que tomaremos un camino por que casi nadie pasa, y que en ocasiones algunos artistas pasan por ahí. Por supuesto no le creemos. Llegamos a nuestros lugares, en vez de estar vacíos como se supone hay dos mujeres ahí, les explican que se equivocaron y que sus asientos quedan dos lugares más abajo. Se van y nos dejan nuestros lugares, más cerca del escenario de lo que pensé, eran buenos lugares.

Siento la boca y la garganta secas, veo a un señor que dice vender agua, cerveza y refrescos, como soy abstemio y no tenía ganas de refresco le pregunto cuánto cuesta el agua, Me dice "Veinte pesos", poco menos de dos dólares americanos. Por un momento me sentí en el año 2589, año en el cual hay escasez de agua y su preció ha subido. Pero no, estamos en el 2007 y 600 mililitros de agua normalita me costaron veinte pesos. Pero los pago: quiero cantar y gritar, mi garganta pide a cambio un poco de líquido y se lo ofrezco, se pone feliz y me autoriza gritar durante todo el concierto.

No transcurren muchos minutos cuando las luces se apagan, momentos después salen Porl Thompson, Jason Cooper, Robert Smith y el genial Simon Gallup, abren magistralmente con la canción que también abre el Fabuloso Disintegration de 1989, para muchos su mejor álbum, me refiero a Plainsong. Continúan con otra pieza de eso disco, Prayers for Rain, sin palabras. Le sigue otro temazo ahora del The Head on the Door, A Night Like This. Empiezo a temblar de la emoción, se escucha ahora The end of the World, de su álbum del 2004, la canción a mí me gusta aunque muchos fans odian ese disco.

La cosa se calma un poco con el tema To wish imposible things, un tema triste y melancólico del Wish. Shake dog Shake se lleva la ovación de todos, aún cuando jamás la hayas escuchado era imposible no cantarla. Lo espeso de The Figurehead se hace presente, los más fieles están encantados, más aún en seguida tocan From the Edge of the deep green sea. Suena a Strange Day y después A Boy i never Knew, una canción nueva de lo que será su próximo álbum, una canción que no se sentía fuera de lugar entre esas canciones.

Los gritos, aplausos y lágrimas de todos salen en cuanto suenan las primeras notas de Pictures of You, ahí estábamos todos cantándola junto con Robert. Ejecución impecable que seguiría con uno de los momentos cumbres de la noche, Lullaby, los encendedores y voces de todos sincronizados a la perfección. Era una noche de ensueño. Siguen la gema pop de Catch, Hot Hot Hot y otra canción nueva Please proyect.

Para este momento todos estábamos rendidos ante Robert y cía, Simon Gallup soberbio y debo mencionar físicamente genial. Porl Thompson es un excelente guitarrista, al cual nunca verás en esas listas de los mejores de la historia, pero que es tan bueno o mejor que algunos de ellos.


La joya Push sonó, mientras todos nos movíamos, nadie podía estar quieto, sería una falta de respeto. Una favorita particular In Between Days me hacía gritar y cantar como demente:


Yesterday I got so old
I felt like I could die
yesterday I got so old
it made me want to cry
go on go on
just walk away
go on go on
your choice is made
go on go on
and disappear
go on go on
away from here


El palacio de los deportes parecía un mundo aparte, un pequeño país de unas 18 mil personas, en el cual Robert Smith gobernaba y en el cual Simon Gallup era su mano derecha. Just Like Heaven era el himno y nosotros fieles lo coreábamos hasta desgarrarnos.

Primary del Faith regresaba el tono más obscuro al concierto, Con Robert nunca era suficiente como indicaba la canción que interpretó a continuación, fue cuando más contacto y cercano estuvo al público físicamente, porque mental y emocionalmente creo que lo estuvo todo el tiempo. Luego Wrong Number, canción que reconozco nunca había escuchado pero que en vivo disfruté y sonó genial.

Más del Pornography, One Hundred Years, una de mis canciones favoritas de ese disco. Shiver and Shake y Disintigration terminaban la primera parte del concierto.

The Cure regresó para el primer encore. Nos mostrarían que el concierto era para los más fieles. Tal vez muchos esperaban encores repletos de los grandes éxitos de la cura, pero no fue así.

At night, M, y Play for today nos enseñaron al mejor The Cure, pero esto no acababa ahí. Interpretaron A Forest, uno de los mejores momentos de la noche si no es que el mejor. No había nada que reprocharles, Simon se desbordó en serio, acompañado a los aplausos rítmicos de todos nosotros, hasta se me puso la piel chinita. Creo que la banda en verdad lo esta disfrutando. Se fueron otra vez para regresar también, esta vez con The Holy Hour, Other Voices y Faith, tristeza y melancolía al por mayor.

Dicen (yo no me di cuenta) que esa sería la última canción de la noche, Porl ya había abandonado el escenario, pero Robert habló con Simon y fueron a convencer a Porl para regresar y complacernos con su canción pop definitiva: Boys Don¨t Cry, era momento de que todos soltáramos y ofreciéramos lo que nos quedaba. Esperaba mucho esa canción y si no la hubieran cantado me habría desilusionado, afortunadamente sí lo hicieron y pude irme en paz.


Lo único malo es que, aparte de Boys dont cry, no tocaron ninguna otra de sus primeras canciones, me quedé con ganas de Three Imaginary Boys, Killing an Arab, 10.15 Saturday Night y otras más, pero bueno ya será en otra ocasión. Eso espero. El concierto fue memorable, se lucieron e imploro que vuelvan pronto, estaremos encantados de recibirlos. Hoy tocan otra vez, mientras escribo esto deben estar interpretando ya algunas canciones, lástima que no puedo estar ahí, sólo les deseo a los que hayan ido, que, lo pasan tan bien como yo ayer.

...





Al final la camiseta ya no me importaba tanto, elegí una rápido, una no tan fea. No estaba mal. Tenía que tener algo que me recordara el concierto, y que me acompañara de regreso al mundo sin cura.

sábado, 20 de octubre de 2007

Faltan 365 días para mi cumpleaños


Lo cual significa que hoy es mi cumpleaños.


En realidad, en estos momentos sólo quedan 28 minutos del 20 de Octubre, día en el que suelo cumplir años desde que nací.


Y la verdad no es algo que me emocione ni me divierta tanto, no soy de esas personas que desde semanas antes están emocionados porque su cumple se acerca. Es una fecha que (casi) me da igual, aunque la verdad disfruto el tener un año más porque, como diría Morrissey en esa hermosa canción de Break up the Family de su primer álbum Viva Hate: "Im so glad to growolder ,to move away from those (this) awful times". No soy de los que se amargan por envejecer, al menos hasta ahora, y es que, no sé, pero el tener 32 años me parece una de las edades perfectas, igual que 47 años y 72 años. Aún me falta algo para llegar a esas edades si es que llego, como indica mi perfil ahora tengo 19 años, que no es un mal número.

El caso es que, he dejado de ser a lo que llaman "jovencito" para pasar a ser "joven" a secas, o muchacho en todo caso. Ya no puedo decir que soy adulto desde hace poco porque un año es mucho tiempo, en un año pasan muchas cosas, ya no digamos en diecinueve . Cuando nací no existían los dvd's, el iPod, el Ok Computer, la niña esa que creo se llama Dakota Fanning. Había tres Beatles vivos y los Rolling Stones ya eran viejos.

Cada día hay más personas más jóvenes que yo, antes eran pocos, ahora son muchísimos. Me dicen que debo estar más animado porque no se cumplen años todos los días, pero vamos, tampoco es 17 de Febrero todos los días y no por eso me voy a emocionar ese día.

Internet como lo conocemos ahora era algo inimaginable, y la gente con sus ataris y nes se sentían en el futuro. Mastroianni seguía vivo, Fellini también, y George Harrison igual, aunque creo que eso ya lo dije.

El día que nací seguramente muchas personas murieron y muchas otras nacieron, me pregunto si algún día conoceré a alguno de ellos.


Bueno, me voy, queda un minuto del 20 de Octubre, el día de mi cumple.



Por cierto, busqué una foto de un "19" y lo primero que encontré fue la camiseta de Messi, ah y una foto porno de una chica de 19 años también, pero esto es un blog familiar así que pongo la del futbolista.

jueves, 18 de octubre de 2007

Pequeños detalles que joden la vida


-Que se rompa la cosita de en medio que sostiene a los cd's en la caja. Sobretodo si el disco es nuevo y ya venía así. (Ver la foto de a lado para saber a que "cosita de en medio" me refiero".

-Que compres palomitas de maíz y estén frías. Las palomitas para disfrutarse en su totalidad, deben tener una temperatura superior a los 12º.

-No encontrar el control remoto de la televisión, sobretodo si la búsqueda dura más de treinta segundos

-Que tes estés bañando y el agua se ponga fría.

-Que en la tele por fin pasen tu película favorita pero a las ocho de la mañana.

-Cruzar toda la casa para contestar el teléfono y que justo al llegar deje de sonar.

-Olvidar que dejaste calentando agua en la estufa por cuatro horas.

-Cortarte de más una uña y tener un dolor insoportable por varios días.

-No encontrar un par de calcetines iguales y tener que luchar porque nadie se dé cuenta.

-Comprar una cosa de un color que no te gusta sólo por ser incapaz de esperar un poquito más para que llegue del color que te gusta.

-Ponerte una camiseta con una etiqueta que pica y da comezón.

-Comprar algo y después ver que en la tienda de a lado estaba más barato



Yo he vivido cada uno de los puntos anteriores, son aparentemente insignificantes pero en conjunto logran arruinar existencias como la mía. Seguramente ustedes saben a qué me refiero, y quizás han sido víctimas de las mismas situaciones pequeñas, o de otras.

Muchas de ellas son recurrentes, como el de las camisas con etiquetas que pican. Hace poco una marca tuvo la genial idea de hacer camisetas sin etiqueta, algo que nadie había pensado antes, los hombres ya nos habíamos acostumbrado a ellas, empezábamos a olvidar que picaban porque ya habíamos desarrollado un especie de callo que nos hacía inmune a ellas. Y es peor si intentas recortar las etiquetas, porque quedan piquitos de la etiqueta aún más dolorosos.

Una que no me ha pasado afortunadamente, pero que me inquieta el saber que puede ocurrir, es ir a la iglesia y que te pongan a leer un pasaje de la biblia. Por suerte no he ido en años a la iglesia, pero el hecho de ponerme a leer algo en la iglesia me da mucho miedo y nervios. Una disculpa a las monjas y cardenales que me están leyendo.

lunes, 15 de octubre de 2007

Pretextos estúpidos


Ahhh, adoro los pretextos, son junto con los taparrabos de las cosas más divertidas que hay. Todos alguna vez hemos utilizado alguno. Están los comprensibles y coherentes, pero ahora nos centraremos (centraré más bien) en los estúpidos.


Una vez un individuo de mi escuela al ser cuestionado por no haber llevado la tarea, argumentó que sí la había hecho, pero que se le cayó y que su perro en ese momento pasaba por ahí y la orinó. Estaba tan nervioso que ni él mismo podía pensar que alguien le iba a creer. El pretexto fue tan estúpido que a todos nos dio una sensación de entre lástima y pena ajena, incluyendo a la maestra que simplemente le dijo tratando de disimular su sonrisa "Ah, sí. Que no vuelva a pasar".


Esta misma persona que mantendré en el anonimato, para no hacer pública su lamentable trayectoria de ridículos, también en una ocasión, al ser cuestionado por el “mismísimo” director de la escuela por una maqueta que, se supone. debería haber hecho pero no hizo, dijo "Sí la hice licenciado, aquí la traigo en mi mochila". Bien, cabe aclarar que en su mochila de los caballeros del zodiaco obviamente no podía caber una maqueta del sistema solar, pues bien, el tipo llevando su mentira al máximo puso su mochila sobre la mesa y se puso a "buscarla" ante la mirada atónita de todos los que estábamos ahí.

Todo el salón estaba callado, el director y la maestra ponían atención a sus movimientos. No puedo asegurarlo pero creo que todos pensábamos que el chico había perdido el juicio, tan fácil que hubiera sido admitir que no la hizo, pero no, tal vez en su retorcida mente imploraba por un milagro, como que en ese momento temblara o que ocurriera un incendio para que todos evacuáramos. O que repentinamente y por obra de de un error o colapso del universo una maqueta apareciera en su mochilita. Bueno, nada de eso pasó y el individuo se volvió el tema de charla a la hora del descanso por cerca de un mes.

Un pretexto que yo usaba mucho cuando llegaba tarde a la escuela era el clásico “Es que había mucho tráfico”, (que por cierto, alguna vez creo que leí que es incorrecto decirlo así, que la manera correcta es decir había mucho tránsito, pero ni estoy seguro ni esto se trata de un blog de correcciones del lenguaje, así que siga leyendo esta horrible entrada) pero lo raro es que a pesar del “tráfico” yo era el único que llegaba tarde, mala idea argumentar eso cuando la realidad es que nunca he podido dormir ni despertar temprano. Creo que rompí una marca escolar, sin exagerar creo que en el último año de prepa habré llegado unas ochenta veces tarde, no por nada tuve cincuenta y siete faltas en matemáticas que era una de las clases que tenía a primera hora, y por eso ahora estoy en extraordinario. Snif.

Una de las ventajas de vivir en una ciudad en la que hay muchas protestas y marchas (cosa muy respetable) es que, las puedes usar como pretexto para cualquier cosa. ¿Llegaste cuatro horas tarde a tu trabajo? Échale la culpa a las marchas. ¿Llegaste con una hora de retraso y sin bañarte a tu boda religiosa? Échale la culpa a las marchas. ¿No pagaste a tiempo la luz y el agua? Échale la culpa a las marchas. ¿Te orinas mientras duermes? Échale la culpa a las marchas. ¡Nunca Falla!

Están también los insensibles y crueles que hasta inventan la muerte de abuelitas con tal de no ir a trabajar un día, o los que se niegan a trabajar por un simple resfriado. Nunca entendí a los que faltaban a la escuela por tener gripa, me parecía de lo más ridículo, jamás falté a la escuela por una gripa. Faltaba mucho a la escuela (de hecho hasta me hice célebre por ello) pero no iba porque me daba flojera o porque no me apetecía, no por una simple gripa como algunos.

Cuando un equipo de futbol pierde, así sea por ocho goles, nunca admiten que jugaron mal, siempre culpan al árbitro, o en su defecto al terreno de juego. Pardiez, la mayoría de los aficionados o jugadores amateurs al igual que ellos seguramente antes de ser profesionales, jugamos en canchas de cemento o hasta en la calle y no lo ponemos como pretexto. Además en dado caso la cancha es algo que perjudica a ambos, salvo en el caso de que juegues de visita y el local ya esté acostumbrado a las malas condiciones del campo. Pero vamos, los futbolistas tienen zapatos especiales, ropa comodísima, protección, buena alimentación, ganan muchísimo dinero etc. ¿de qué se quejan?, además tienen un trabajo divertido. Son además una de las profesiones en la que más se quejan de sus condiciones, yo jamás, por ejemplo, he oído que una secretaria o escritor le echen la culpa a su silla de un mal desempeño, o que una maestra no enseñe bien porque su pizarrón no es lo suficientemente grande.

Por cierto, no había actualizado mi blog en cinco días, pero no fue por mí, fue culpa de las marchas.

miércoles, 10 de octubre de 2007

Entrada Improvisada




Generalmente para la creación de una entrada en un blog, primero se debe tener una idea más o menos clara sobre algún tema del qué escribir. Así, antes de escribir se debe elegir algún tema o cosa para desarrollarla y publicarla.


Pues bien, para esta entrada no he hecho eso, las siguientes líneas son pura improvisación, mientras escribo esto no tengo ni la más remota idea sobre qué escribiré en unos instantes, de eso se trata, así que veamos que tal sale.

Inicio de la improvisación.



No entiendo porque a los textos publicados en el blog se les llama "entradas", no veo ningún tipo de relación entre esa palabra y el hecho de publicar algo. Bien pudieron haberle puesto "salidas" o "pentágonos" y daría lo mismo porque tampoco tienen mucho sentido.


En estos momentos estoy escuchando a una banda a la que alguna vez odié, pero me he dado cuenta de que tienen grandes canciones. Me refiero a Oasis, que si bien algunas de sus canciones son copias de algunos otros grupos también tienen grandes temas, como Live Forever, canción que escucho en estos momentos. Además los Gallagher tienen gustos musicales parecidos a los míos, les gustan The Beatles, The Jam, The Smiths y otras bandas que adoro. Sus dos primeros dos álbums son maravillosos, luego con el tercer álbum perdieron un poco el rumbo el cual no recuperarían del todo hasta sus últimos dos discos. Creo que el próximo año sacarán un nuevo disco, espero que sigan con el buen nivel del Heathen Chemistry (en el que colabora el gran Johnny Marr) y Don't Believe the Truth. De todas formas creo que el lugar de mejor banda de los noventas corresponde a Pulp, lo digo por los álbums que sacaron en esa década, porque la banda surgió a finales de los 70's, pero la fama lo obtuvieron hasta bien entrados los noventas. A veces me pregunto que Jarvis Cocker por la falta de éxito bien pudo disolver la banda en los ochenta. Afortunadamente no lo hizo.


Muchas veces me he plantado la inutilidad de las mayúsculas, la mayoría de las veces son completamente irrelevantes. Me refiero a que, a diferencia de las tildes o de los signos de puntuación, las mayúsculas no cambian en nada las cosas. Por ejemplo "María" se pronuncia igual que "maría" o "México" se pronuncia igual que "méxico". Las mayúsculas en estos casos son inútiles, sólo sirven para adornar un poquito las cosas. Las mayúsculas entonces sólo sirven tal vez para hacer más énfasis en las cosas, ustedes habrán notado que en algunas de mis entradas uso en algunas palabras las mayúsculas. Aunque también está las personas que escriben todo en mayúsculas, casi todos para así justificar el no poner acentos (tildes), usan las mayúsculas para disimular su mala ortografía.


La bandera de Japón me gusta, minimalista, si no fuera la bandera de Japón estoy seguro de que alguna empresa la tendría como logo, quizás alguna compañía de tenis o de ropa deportiva en general.


Una vez un perro me mordió y se quedo prensado cual piraña a mi brazo, era tanto su empeño en la mordida que levante el brazo y el perro seguía aferrado a él con la mandíbula. Por suerte sus dientes no perforaron mi piel.


No uso ningún tipo de pulsera o collar, tampoco reloj, de niño me gustaba mucho traer reloj, de hecho siempre en mi cumpleaños o en navidad quería uno nuevo, pero un día me di cuenta de que había cosas más importantes que pedirle a Santa Claus, así que dejé de pedir relojes, y cuando se descompuso el que usaba decidí ya no usar ninguno más, de todos modos siempre habrá alguien en el mundo con reloj a quien pedirle la hora.


Odio cuando estoy leyendo algo en internet y que justo cuando estoy leyendo la parte inferior derecha se abra un cuadrito del messenger avisándome que alguien se conectó impidiendo que siga leyendo por cinco segundos.


Me cae bien Britney Spears.


Hace más de dos años tenía un blog, en su momento me parecía bueno, pero hoy en día lo veo y me da pena, sobretodo porque mi ortografía era pésima, y aunque hoy dista de ser perfecta sí ha mejorado un poquito.

Antes de usar un plato o un vaso los huelo para asegurarme de que estén completamente limpios, casi siempre lo están por suerte.


No conozco a nadie que haya ido a Hong Kong, no conozco a nadie que se haya ganado algún premio importante en algún sorteo o rifa, a veces creo que la lotería y los sorteos se autos y casas son un fraude, por eso nunca he participado en uno. Prefiero comprarme un jugo, al menos es algo seguro.

Me divierte mucho cortarme las uñas, como soy diestro se me complica un poco cortarme las uñas de la mano derecha, pero siempre lo hago bien.


En la entrada de eufemismos (películas "para adultos") olvidé mencionar el eufemismo de referirse a los negros como "gente de color". ¿A poco si soy blanco no soy de color también?, Si los negros son "personas de color", ¿Hay gente transparente?.


En mi casa hemos comprado como cuatro veces la discografía completa de los Beatles, pero siempre se rayan, se pierden o se rompen, ahora mismo he de tener sólo como cinco de sus discos servibles. El Abbey Road entre mi padre y yo lo hemos comprado ya como siete veces, y siempre pasa algo para que lo compremos otra vez.

Ayer consumí mucho café, sólo fue una taza grande pero fue mucho café porque le puse tres cucharadas grandes y repletas de café soluble, creo que no lo volveré a hacer, ya me lavé varias veces los dientes pero todavía me queda el saborcito del café en la boca. Hace mucho que no bebía café, como tres meses, había decidido dejarlo.

Fin de la improvisación.

domingo, 7 de octubre de 2007

La tienda de cajas


No suelo observar lo que ocurre cerca de mi casa, es algo que no me interesa mucho, es por ello que no noto si algún vecino tiene nuevo auto, si creció un nuevo pino en la calle o si Paulina Rubio es mi nueva vecina.

Pero hace tres días me percaté de algo extraordinario, prácticamente insólito, algo que cambiará mi vida para siempre. Me refiero a que cuando regresaba a mi casa después de caminar un rato por el parque me di cuenta de que a escasos metros de mi casa hay una nueva tienda de cajas. Lo primero que hice al ver esa tienda de cajas de cartón fue lo siguiente:









Así es, no hice nada. Me quedé perplejo ante semejante cosa. Una tienda de cajas es algo que jamás me hubiera imaginado. No exagero al decir que una tienda de vómito de rata me habría sorprendido menos. Y es que no me imagino a alguien comprando cajas.

Porque además se ve que no tienen muchos clientes, hasta me dieron ganas de comprarles una caja, pero me imaginé la situación y reculé en mi pasos. A ver, entro y les digo "Hola, ¿ me da una caja por favor?", no tiene sentido, alguien como yo no tiene cara de querer una caja, lo detectarían al instante gracias a sus años de experiencia en materia de cajas de cartón.

Y es que si expandieran el negocio y vendieran otra cosa sería mejor, podrían vender qué se yo, hojas de papel o lápices y tendrían más clientes. Porque vamos, cajas en cantidades fuertes sólo las querrían personas que se van a mudar a otro vecindario, y eso no es algo común, debe pasar sólo una vez al año en el mejor de los casos. Y lo único que les queda son personas que compren una o dos cajas para guardar ropa o para enterrar a un perro difunto. ¿pero cuánto cuesta una caja?, no sé, pero no creo que cuesten más que un kilogramo de jitomates. Es por ello que (ojalá me equivoque) el negocio de cajas no durará mucho.


De hecho no entiendo porque decidieron invertir en cajas, pudieron haber invertido en alguna tienda se juguetes sexuales y les iría bien creo yo, pero no, decidieron apostar por las cajas de cartón.

Un día quiero entrar y ver si tienen repisas con cajas pequeñas, si tienen cajas para guardar otras cajas o si tienen maniquis con cajas en la cabeza. Veré si venden televisiones (por eso de que la t.v. es la caja idiota) y veré si todo encaja.

Una tienda de cajas, me pregunto qué sigue...
eXTReMe Tracker