domingo, 6 de junio de 2010

Paul McCartney en México

Ha pasado ya más de una semana desde que Paul McCartney visitó la ciudad de México y yo no he comentado nada.

El público sospechosista pensará que no fui, que vendí mi boleto para poder sufragar gastos alimenticios o que intercambié la entrada para pagar la renta.

Nada de eso, por fortuna la despensa ha estado bien surtida y pagar por un techo todavía no entra en mis obligaciones.

De hecho ya he escrito una reseña del concierto. Tendrán que esperar a que salga el segundo número de Spazz para leerla.

Adelanto que la experiencia fue extraordinaria. Había visto a Macca en 2002; recuerdo que lo disfruté muchísimo y ahora paso algo similar. Hubo algunas diferencias, el Palacio de los deportes de hace casi ocho años era un albergue íntimo y la circunstancias eran otras. Paul andaba feliz con Heather Mills y hasta le dedicaba canciones.

Yo iba acompañado de otras personas. Pensar en todo lo que he cambiado desde ese día me aterró en cuanto lo pensé. Odio la nostalgia pero en tiempos adversos es un recurso inevitable.

Hubo algo que mermó ligeramente lo que viví el 28 de Mayo. Mi padre no pudo ir. Lo lamenté profundamente porque en navidad (meses antes de que la visita se anunciara) él me había comentado, mientras escuchábamos Abbey Road que si Paul venía compraríamos boletos de hasta adelante costaran lo que costaran. Que podría ser nuestra última oportunidad. No había que dejarla pasar.

E íbamos a ir, pero al final el trabajo se lo impidió. Otra cosa que me aterra es que tarde o temprano llegará el momento en el que nuestras responsabilidades se comerán a nuestros deseos.

Fuera de eso la actuación del Sir merece mis mayores elogios. Véanlos próximamente en Revista Spazz.

5 comentarios:

Mechicabota dijo...

Malo. Regalame una de esas dos experiencias!

Anónimo dijo...

http://unrevolucionarioocioso.blogspot.com/2010/06/la-miserable-iniciativa-mexico.html

pIXIE dijo...

Awww!!!! Extrañaste a tu papá!!! Me alegra saber que si tienes sentimientos ;D

Saluditos!!

Nayeli García dijo...

mi mamá tampoco pudo ir, y me sentí medio rara en el concierto, una sensación extraña, como de pertenecer al mood mc cartney y a la vez no..., ¿qué será cuando radiohead venga en el 2050 -espero que sean longevos- y mis hijos (hipotéticos) los vean y yo no?
...
no sé, supongo que ver a un beatle siempre será fantástico para quien sea, es como tomar parte de la historia je. En fin... me gustó tanto el concierto que me comporté como una chica sesentas y lloré más de la mitad de pura emoción, espero que pronto salga la reseña pa "platicar" sobre el playlist, las luces y eso.

Bigmaud dijo...

Mechi: Léela en Spazz.

Stazione: Qué miedo cuando en dinero no es impedimento, sino las responsabilidades.

Anónimo: right

Picsi: Sentimientos, de qué hablas?

Nayeli: A qué fecha fuiste? Fue genial, en Spazz publiqué una reseña al respecto.


Saludos.

eXTReMe Tracker