lunes, 12 de abril de 2010

Llenar una página

Tarea difícil la de llenar una cuartilla. Se necesitan reunir a las letras que están dispersas en el diccionario; hay que llamar a los signos de puntuación que viven felices en los diarios. También hay que colocar los espacios en el momento adecuado. Una palabra termina cuando queramos: Auto, Automóvil, Automovilista. Debemos saber parar a pesar de que queramos continuar. Pero, llenar una página es mucho más. Se requieren manos, cerebro, ganas, motivos, papel.

El lector carece de importancia en estos casos. Al escribir se escribe y ya, poco importa tener alguien detrás. Si lo que se busca es convencer, estamos hablando de otro menester. De ser así entonces la lista de ingredientes crece; se deben agregar los temas interesantes, y la prosa fluida. Quien lee, es exigente, crítico. Los ojos son inconformistas cuando el trabajo es ajeno. Al ser leído, un texto se queda paralizado, los errores encontrados no tienen tiempo de ser cambiados. Las palabras son definitivas, dejan una impresión que nos deja bien o mal parados.

Al ser elaborado, un texto comienza pensando ya en el final. Cada pieza debe encajar por lo que el espacio para improvisar es menor al que comúnmente se cree. Por ello se debe analizar al derecho y al revés, para encontrar fallos que luego dejen de ser.

Al trabajo hay que dejarlo reposar, el paso del tiempo hace voltear hacia atrás con mayor claridad. De nada sirve confiar en la primera impresión, la cual comúnmente es una ilusión. El mejor crítico somos nosotros mismos, juzgando cómo fuimos en nuestro pasado más íntimo.

Cuando nos aproximamos al punto final, sólo queda aguantar. La tensión aumenta cuando la gloria está cerca. La muerte de las letras, llega lenta. El último punto es el alivio de los malos textos. O el rompimiento de nuestros deseos…

9 comentarios:

Sofía! dijo...

Nada que ver con el post, pero veo que estás leyendo a Murakami. Es uno de mis autores favoritos, un poco repetitivo en algunas obras, pero me agrada bastante. Thumbs up.

Bigmaud dijo...

He leído por ahí que After Dark (ya lo acabé) es una obra menor de Murakami. El principio me pareció prometedor, pero en la segunda mitad no se concreta nada, y todo lo que me entusiasmaba, resultaron ser meros elementos decorativos.

Le traigo ganas a sus libros más renombrados: Norwegian Wood, Kafka en la orilla y Crónica del pájaro que da cuerda al mundo.

Eso sí, me encantan las referencias musicales que usa.


BTW: Uno de mis eruditos maestros me dijo que "comúnmente" no lleva acento. Corrigió mi texto dando explicación y todo.

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=com%FAnmente

Ay...

macakuaya dijo...

Mr. Bigmaud, usted debería leer a Perec. :)

Sofía! dijo...

Sí, con Murakami suele suceder que algunas cosas que causan más interés tienen poca prioridad en la trama, After Dark es uno de sus libros light, de lectura amena, sin mayores complicaciones. Norwegian Wood, es muy buen libro, y sí, sus referencias musicales son lo mejor.

RickBloggea dijo...

Me perdí entre el punto en el cual el comentario se usaba para alabar/elogiar/discutir sobre el tema escrito y el hablar del libro de moda. De hecho, no, no me perdí, pero como no tengo el libro de moda, me reservo mi comentario.

pIXIE dijo...

"Los ojos son inconformistas cuando el trabajo es ajeno." Demonios tienes las manos llenas de razón, me encantan escribir ensayos en materias que nos dejan explayarnos, pero igualmente siempre [por ser alumnos] nos hará falta algo para que nuestro trabajo les resulte perfecto [por decirle de alguna manera].

Saluditos!!

El Compañero. dijo...

Bueno... no necesariamente creo en esa teoría de la construcción de textos analíticamente planeados para dejar casi de lado la improvisación, pero creo que funciona muchas veces.

Atte: Juan Ramón.

El Compañero. dijo...

Ah, y Norwegian Wood es una obra de arte mayor.

Atte: Juan Ramón.

Bigmaud dijo...

Macakuaya: Pues esperaré a toparme con uno de sus libros algún día. Si usté dice.

Sofía: Sí, muy ligerito After Dark. Lo leí rápidamente. Tomo nota de la recomendación velada.

RickBloggea: Murakami está de moda, si no lo lees estás completamente Out. También debes escuchar a Lady Gaga.

Picsi: Los maestros son expertos en encontrar aquellos pequeños detalles que justifiquen las malas calificaciones.

Compañero: La canción de los Beatles hace que tenga altas expectativas. Veré si lo le una vez que acabe con los libros que traigo pendientes.


Saludos a todos.

eXTReMe Tracker