miércoles, 21 de abril de 2010

Ahora me asaltaron

Todo se conjuga para que este mes tenga temas diarios para actualizar este blog. Luego del caso de la chica fresa pensé que no habría nada de similar tamaño para comentar, pero hoy un incidente demuestra que, una vez más, estaba equivocado.

Sí, sufrí apenas el segundo asalto de mi vida. El primero ocurrió la vez que un doctor me robó el cordón umbilical valiéndose de una herramienta punzocortante. Desde entonces (hace 21 años) no había sido víctima de un atraco de iguales proporciones, hasta hoy que un par de tipejos coordinaron fuerzas para despojarme de mi celular y cartera.

Iba caminando tranquilamente rumbo a la escuela (1:50 pm aproximadamente) cuando a escasas cuadras de llegar, fui interceptado por un hombre que se acercó extrañamente a mí. Se pegó tanto a mi cuerpo que pensé no tardaría en manchar mis pantalones. En eso, sacó un desarmador para colocarlo en la zona donde se ubican algunos de mis órganos vitales al mismo tiempo que decía:

Dame tu cartera y el celular o te pico.

Sospecho que el maleante estuvo espiándome durante semanas, de otro modo no me explico cómo supo que yo tenía celular y cartera. Who knows?

No hice nada durante los primeros seis segundos. Naturalmente el asaltante se irritó.

Ándale, sácalos orita mismo o chingo. Ni se te ocurra moverte.

En situaciones como esta, el tiempo pasa tan rápido que no reaccionas como deberías. Es como cuando un balonazo te pega en la cabeza: cuando quieres actuar ya es demasiado tarde. Si alguien te hubiera dicho minutos antes que alguien iba a patear un balón con dirección a tu mollera podrías elaborar una estrategia, y en el momento oportuno darías un paso para apartarte de la trayectoria del balón. Lo mismo pasa con quienes te atracan, ellos se encuentran en una posición de ventaja porque saben qué es lo que va pasar, en cambio la víctima viene distraída sin imaginarse lo que le espera. Por eso cuando el momento fatídico llega, no se logra una reacción lo 100% adecuada. De estar mentalizado hubiera podido emplear mi célebre patada tornado dejándolo parapléjico, snif snif.

Sin decir nada le di el celular y una cartera que tenía doscientos y tantos pesos. Luego de esos huyó mientras decía, "échate para atrás". Del otro lado de la calle lo esperaba un vocho azulado en el que escapó, el cual era conducido por una escoria poco agradable a los sentidos con peinado Mohawk.

Sobre la cartera, además de los doscientos pesos, traía lo siguiente:

  1. El boleto borroso de cuando fui a ver Watchmen.
  2. Credencial de universitario insatisfecho.
  3. Un calendario de cartón portátil del 2006.
  4. Algunos dólares viejísimos que estaban pegados unos con otros.
  5. Tickets de compras varias.
  6. Credencial de elector.
  7. Tarjeta de débito.
  8. Monedas que ahora nunca llegaran a las manos de cerillos necesitados.
  9. Un par de calcomanías de discos de Elvis Costello y Bob Dylan.
  10. Credencial de amigo Porrúa.
  11. Billete de emergencia de 100 pesos conmemorativo del centenario de la revolución.
  12. Pelusa acumulada.
Gracias al contenido, los malditos ahora saben dónde estudio y el lugar donde vivo. Saquen los globos y serpentinas, por favor.

No fue el atraco del siglo, lo sé. Me duele lo de la tarjeta de débito (ya reportada), porque de ahí sacaba de a poquito sumas suficientes para satisfacer necesidades básicas como chocolates Crunch. El celular en su momento costó 1800 pesos, y todos los números de la agenda tenían nombre clave excepto por el poco original "Casa". Sigo a la espera de la primer llamada de una voz distorsionada.

Queda como consuelo la poca inteligencia del asaltante. No me pidió el reloj, ni los lentes obscuros que valían más que el celular y lo de la cartera juntos, el ticket que lo comprueba, por cierto, estaba dentro de la billetera. Pienso que como notó lo bien que se me veían, decidió pasarlo por alto.

Eso o el par de pandilleros, nomás querían el celular para realizar actos delictivos. Desgraciadamente registré honradamente mis datos al Renaut. así que posiblemente acabe inmiscuido en algún caso de extorsión telefónica sin enterarme.

Una vez que se fueron, noté que un policía había observado todo sin hacer nada. Quizás era de la seguridad privada que cuida unas oficinas que están por ahí, pero vestía como tal. Al final se me acercó y con su walkie talkie le habló a uno que estaba igualito a él. Luego llamaron a una patrulla que me pidió algunos datos. Apostaría a que los delincuentes llegarán a viejos sin ser detenidos.

Es curioso que justo cuando hace apenas unos días hice esfuerzos importantes para regresarle a una chica la cartera que le pertenecía, la fortuna se me volteara haciéndome perder la mía en circunstancias peores. Una muestra más de que este mundo es injusto, las acciones buenas que hagamos debemos llevarlas a cabo por la satisfacción propia, por estar actuando correctamente, porque eso del karma no funciona, al menos no para mí.

***

Hice un dibujo del asaltante, si alguno de ustedes lo ve en la calle, avise a las autoridades. El retrato se asemeja bastante a la realidad:



PD: Cuando llegué a la escuela me dijeron que la clase se había suspendido.

13 comentarios:

PABLO G. ESCOBEDO dijo...

psss me puedo reir?? chale no quisiera mano pero está muy kgado el post. La neta ojalá y haga algo de provecho la escoria esa y pues ni modo, a cuidarnos de esos hijos de puta. El retrato me parece conocido, estamos al tanto! saludos.

Baldor dijo...

Bien, he visto al sujeto de la imagen más de una vez.

No quiero burlarme de lo que te ha ocurrido pero, en un post anterior escribiste que querías ser asaltado; claro que en algún momento tendría que haber pasado pero no puedo evitar acordarme de " el poder del pensamiento" del que muchos hablan haha, como sea en esta ciudad a todos nos tiene que tocar tarde o temprano.

pIXIE dijo...

ayyyy, voy a llorar!!!!, bueno confia en que no te visitarán, el celular probablmente lo encuentres en un puestecillo en el centro.

Me alegra que estés bien :D

Saluditos!!

Voris dijo...

shit, mal plan, bueno al menos no fue con fuzca, a mi me agarron asi y hasta el pecado de oyuki se me fruncio, jaja, lo bueno es que estas bien.

historyzar dijo...

Iba en comenzar a insultar a diestra y siniestra contra tu asaltante, con bastantes palabras subidas de tono... luego recordé que soy más bien correcto y decidí guardarlas.

Hace un año asaltaron por cuarta vez a mi hermano, quedó muy grave y desde entonces cada vez que me mencionan asalto me da mucho coraje.

Espero que dentro de lo que cabe te encuentres bien. Saludos.

weendy dijo...

Aqui est el comentsilo leí. Yotambien me sientomal poreso pero animo! Ya vendran tiempos mejores...

Elizabeth Blue Rain dijo...

Sé que se leerá tonto, pero ten más cuidado a la próxima.

Ya sabes que en esta ciudad estar a salvo significa estar encerrado en casa y, aún así...

Al menos no te hicieron nada.

Un abrazo y qué te sea leve. =*

Mechicabota dijo...

Lamento mucho lo que te pasó.
A mí me han robado en varias ocasiones, pero nunca me asaltaron.
Creo que además del susto que te llevaste, lo más molesto es la impotencia, y lo injusto que se siente saber que alguien se llevó TUS cosas, es muy choto... :(
Lo siento mucho, Ricky... ojalá pudiese darte un gran abrazo.
Me alegra que no te haya lastimado.

Muchos besos.

Ontobelli کτγℓع dijo...

Tienes que presentar denuncia por el celular robado, agradece a la nueva ley del RENAUT. Y también para poder tramitar otra credencial de elector.

Y ten cuidado que pueden volver por tu reloj o hasta ir a tu casa a robar.

Martha dijo...

chaa que mal plan,,,pero concuerdo con todos al menos estas bien,,, dejando de lado el susto,, no se que me daria mas coraje si saber que se llevaron mi cartera y celular,, o que la unica clase a la que iba se suspendio(la cual en el camino a ella ocurro el desdichado incidente),, para variar,,,pero bueno,,de ahora en adelante seria mas seguro tomar rutas diferentes a casa,, saludos cordiales
pd. agradezco que tuvieras mi numero sin mi nombre,, al menos me salve de una llamada extorsionadora,,¬¬

Bigmaud dijo...

Pablo: Ja, pues sí, mejor tomarlo con humor que amargarse todavía más.

Baldor: La cirscunstancias del otro post eran diferentes, empezando porque se trataba de una ficción. De todas formas invocaré premios y regalos en mi mente por si funciona.

Picsi: No chilles, espero que si mi celular puesto a la venta, alguien se lo robe.

Voris: Con pistola el miedo debe aumentar en varios grados Richter. Qué bueno que saliste con bien.

Historyzar: Huy, qué mala onda con lo de tu hermano. Si con un asalto uno acaba indignado, cada repetición debe provocar más coraje. La inseguridad con la que vivimos es atroz.

We(e)ndy: He esperado esos tiempos mejores desde el día de mi nacimiento.

Elizabeth: Gracias. Sí, tendré más cuidado, pero ya no se sabe. Me asaltaron en una zona dizque segura a plena luz del día y enfrente de un policía (privado, pero lo era), ya no hay discriminación delictiva.

Mechi: Claro, la impotencia es lo peor. Saber que unos malvivientes se llevaron algo que, poco a mucho, costó trabajo. Queda el consuelo que podré recuperarlo y ellos se quedarán en la bajeza humana de por vida.

ontobelli: Ya fui a presentar la denuncia, di de baja el número de celular y reporté la tarjeta de débito. Espero no vuelvan por más.

Martha: Es terrible, pero uno se tiene conformar con haber salido sano y salvo. Lo ideal sería que esto no tuviera que pasar, pero ya ves. Por eso el mexicano es tan conformista. De lo malo, lo rescatable.


Saludos a todos.

LeoVanLeija dijo...

que buen retrato

Bigmaud dijo...

Leo: Estaba inspirado

eXTReMe Tracker