lunes, 22 de marzo de 2010

Coqueteos con el haikú

Para oficializar la decadencia de este blog, caeré en un recurso realmente lamentable: postearé una de mis tareas. Con anterioridad había hecho lo contrario, llevaba textos que he publicado aquí para cumplir con la cuota de entregas que me pedían para una materia. Sin embargo ahora, hago esto para dejar constancia de existencia, y porque, bueno, no pierdo nada. Disfruten, o no.

***

El haikú (también escrito –y aceptado por la RAE- sin el acento) es una forma de poesía japonesa que celebra la profundidad de la brevedad. Cada haikú está conformado por tres versos. El primero de cinco sílabas, el segundo de siete y el tercero de cinco. Esta regla, supone una limitante desafiante que exige la reducción del pensamiento a lo esencial. Más que un amoldamiento forzado, lo que se premia es una espontaneidad austera. Originalmente se enfocaba en la naturaleza, con la inclusión de una palabra llamada kigo que hacía referencia, explícita o implícitamente, a la estación del año en el que los versos estaban ubicados. Con el paso del tiempo, las temáticas han ido variando, y algunos escritores han adaptado sus formas, por las complicaciones que acarrea crearlas en idioma español. Sin embargo, su belleza sigue radicando en su tradicional esencia más elemental.

Para ejemplificarlo, a continuación adjunto algunas aproximaciones de mi autoría

I

La copa rota
Llorando en el suelo
Porque ya no es

II

Montar un tigre
Es peligroso, dices
Desde la jaula

III

Te mueves sin mí
Flotas sin alas, barco
a lado de mil

IV

Agua de vaso
veneno en un frasco
dos para labios

V

Camino solo
la tierra sucia paso
ahora siento

2 comentarios:

Noemí dijo...

Sigo tu blog desde anoche creo, recomendación de una amiga y francamente leí poco, muchas distracciones, pero me fue interesante. Intentaré escribir uno de esos!

Saludos desde Chile.

Bigmaud dijo...

¿Quién te recomendó este blog? ¡Y desde Chile! Hasta me siento el Chavo del 8 como para ser conocido hasta allá.

Saludos.

eXTReMe Tracker