martes, 23 de marzo de 2010

Amor miniatura

Cumplir 12 años es importantísimo por varias razones, primero que nada porque significa que estamos vivos y que tenemos amplias posibilidades de cumplir trece. También porque a esa edad nos definimos como personas. Muchos fuman su primer cigarro para no volverlo a soltar hasta la tumba. Otros se emborrachan por primera vez, teniendo por consecuencia una resaca asombrosa que da paso al "no lo vuelvo a hacer" que repetirán durante toda la vida.

También se empieza a sentir atracción por otras personas. De pronto el pueril odio a las mujeres, se mantiene sí, pero se tolera con tal de estar cerca de ellas.

En mi caso, tuve la mala fortuna de pasar sexto de primaria rodeado de niñas de características hombrunas poco cariñosas y de nula simpatía que debido a las confusiones propias de la edad, pudieron haber desviado mi rumbo amoroso hacia terrenos reinados por el pelo en pecho. No sé si eso hubiera sido bueno o malo (aunque ser bisexual, aumenta tus opciones), pero sí me hubiera convertido en otra persona que probablemente tendría un blog con fondo rosita. Quién sabe.

Lo que me "salvó" (las comillas son un escudo contra las acusaciones de homofobia. Besitos) estuvo fuera del salón de clases. Para conservar el gusto por las hembras, fue definitivo conocer la mamá de un amigo. Joer, qué belleza era a pesar de estar entrada en años. Se conservaba bien y tenía atributos físicos lo suficientemente llamativos como para que me resistiera a parpadear. Era increíble. Ni idea de por qué la había dejado su marido.

Como nos llevábamos bien, visitaba constantemente a aquel amiguito (pueden insultarlo, al fin que no lee este blog), pero nunca olvidaré aquella vez que, ya tarde, mientras estábamos teniendo una sesión de Play Station fuimos interrumpidos por ella.

Entró al cuarto en bata, recargó su brazo en la pared y ante mi mirada atónita me dijo "¿Por qué no te quedas a dormir?". La escena era tan sexy que sólo pude responder algo parecido a la siguiente:











...

Exactamente: me quedé en blanco. Regresé a la vida gracias a un sape proporcionado atinadamente por mi compañero. Era una oferta que no podría rechazar. Así que llamé a casa para avisar que no llegaría hasta el día siguiente.

Vaya error el que cometí. Al final no pasó nada de eso que se ve en las películas pornográficas. El resto del día fue aburridísimo: juegos de video, películas, comida chatarra y pláticas que por algo ya no recuerdo. La dama enamoradora no volvió a interrumpirnos.

Creo que todos a esas edad nos enamoramos de alguien mayor. Muchas veces es la maestra que lleva falda, o en el caso de las mujeres, el maestro sustituto que lleva un libro bajo el brazo. Es cuestión de suerte que nos toque x o y, que al fin de cuentas cambiarán nuestras perspectivas de deseo para el resto de nuestros días.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos han tenido sus Batallas en el desierto.

pIXIE dijo...

Me mató la referencia que íba a usar el jóven anónimo, así que sólo se me ocurre:

Lástima que no se apellidaba Robinson jojo

Mi primer crush con alguien mayor lo estoy teniendo justo ahora con un profe de la uni... Dios es tan inteligente, no es guapo pero le escurre el nosequé que cuando me ve... bueno, you know what I mean...

jaja saluditos!!

Creativicosas Erick Villegas dijo...

Tuve la mala suerte de estar en un colegio en el para ser profe debías ser horripilantemente feo.
Maestras poco agraciadas. De lo peor.

pasketa dijo...

creo que yo nunca me he enamorado de una persona, de niña siempre pense estarlo pero no, pensaba, cuando sea grande me voy a enamorar de alguien y voy a sentir todo eso que dicen sentir... para mi sorpresa... creo de hecho que soy alergica al enamoramiento, cuando conosco a alguien y ese alguien se enamora de mi automaticamente pongo un escudo solar que alguna vez alguien etiqueto como "barrera impenetrable" (muy a la titulo de telenovela mexicana)en fin... creo que cuando tenia doce, me enamore de la noche estrellada de Van Gogh, y sí ahí mi vida cambió.

Bigmaud dijo...

Anónimo: Curiosamente leí ese libro más o menos por esos tiempos.

Picsi: Le atiné! No sé porque las mujeres siente debilidad por los maestros si a mí me caen tan mal...

Erick: Pobres de ustedes, pensé que era algo exclusivo de México, pero no.

Pasketa: Wow, me identifiqué mucho con tu comentario. Pasa lo mismo contigo. Este post habla de algo platónico, pero en general tengo una resistencia increíble al enamoramiento. De varios años.

Saludos a todos.

InVader Degian dijo...

Jajajajaja, ay no, yo nunca en mi infancia me enamorè de alguien mayor, que no fuera asi como los de Magneto o Steven Seagal; pero que les cuento que cuando entrè a la universidad, ahi sì, me enamorè de un profe, jamàs entendì su materia, sólo babeaba al verlo y siempre le pedìa asesorias aunque no entendìa nada, jajaja.
Y hoy, despues de 10 años de amistad, llevamos 1 año y 7 meses de novios =)
(ah, es 6 años mayor que yo, no mucho)

Annie Van Halen dijo...

Súper Batallas en el desierto. Hubieras confesado tu amor... en una de esas sí te hubiera pelado, jaja.

eXTReMe Tracker