sábado, 16 de abril de 2011

El futbol me pone sentimental

No puedo negarlo, por más que decir "odio el futbol" sea junto con "soy ateo" la frase clave para ser recibido en el mundo "intelectual", hay algo en ese deporte que me emociona como niño. Hoy me puse a ver el Real Madrid vs Barcelona e internamente me movió como ninguna película ha hecho en mucho tiempo. Como he hablado poco del tema, tengo que decirles que el Madrid es mi equipo favorito de España. Aquí en México desde que Rafael Márquez fue fichado por Barca, se puso de moda irle a ellos. Yo no pude. Desde que soy pequeño he visto fantasía pura en la onda de los llamados Galácticos. Mucho se les critica que son cartera antes que futbol, y que los triunfos del Barca tienen más mérito por hacer uso grande de su cantera. A mí eso no me importa demasiado. El dinero proviene de la afición, y si un club genera tanto es por algo. Para mí el Real Madrid representa estabilidad. Cuando el equipo más ganador de la historia anda mal, el mundo se desequilibra. En tiempos donde se extraña la normalidad resulta feo ver que equipos de segunda categoría tengan éxitos que a los madrileños se les niegan. Además, qué quieren que les diga, la excesiva (¿o falsa?) humildad de los culés me provoca arcadas. Guardiola me parece un técnico excelente, pero siempre preferiré la honestidad de Mourinho. Y hay detalles que hacen que no me compre el señorío del que tanto hablan (ejemplo 1, ejemplo 2, ejemplo 3, ejemplo 4). El club catalán, así como sus aficionados, caen en las mismas prácticas que luego van y critican a los merengues, aunque cuidándose de hacerlo de una forma velada, o hipócrita, si quieren. Sería idiota negar los méritos que les corresponden, pero hay que recordar que el futbol tiene más de 5 años de historia. Aun con los grandísimos últimos 7 años que han desplegado, me entristece un poco que los niños de ahora tiendan más al blaugranismo que al merenguismo. En fin, el partido estuvo bueno, cada uno a lo suyo. Mou sabía que no podía ponerse con Sansón a las patadas. Salió reservado. El Madrid estuvo ahí contenido, el principal objetivo era que el 5-0 no se repitiera, y lo lograron. El juego subía en intensidad hasta que vino el error de Albiol con el que todo parecía caer de nuevo. Luego un penal polémico cobrado por Cristiano emparejó los cartones. Debo confesar que no me era difícil pensar que lo fallaría. La presión era demasiada, antes Messi había anotado por esa vía y CR7 sabía que no estaba dando su mejor partido. Por si fuera poco, jamás había marcado frente al Barcelona. Me alegró que lo metiera . La parte psicológica es importantísima y este empate da una perspectiva diametralmente diferente rumbo a los tres próximos encuentros de la que hubiera dado la derrota, por más apretada que ésta fuera. Ahora no veo tan imposible la victoria en la Copa del Rey, y que en un descuido se pase a la final de Champions. Ya veremos, el Barca es un gran equipo y tiene a seis o siete de los 20 mejores jugadores del mundo.


Y ahora, aprovechando el título del post, una pequeña lista. Top 3 de momentos futboleros que me ponen sentimental.


3.- Gol de Maradona vs Inglaterra. Mundial de 1986.

Este gol es tan grandioso que no importa que ame a Inglaterra y que Diego me caiga tan bien como un yunque sobre el dedo chiquito del pie. Es sencillamente impresionante. Me pone la piel de gallina cada que lo veo. Quien lo compare con el gol de Messi al Getafe no se ha enterado de nada. Aquel incluso es más pulcro, rápido y con un marcaje más incisivo por parte de la defensa. La diferencia está en el escenario. Anotar en un mundial a un rival que trasciende al futbol (Malvinas, anyone?), con el estadio lleno y el sol en pleno no tiene precio. La caída del final incluso le agrega dramatismo. Qué decir de la narración de Víctor Hugo Morales. Un hombre que con pura determinación define una eliminatoria. Un hombre que, cuatros años después, le da una alegría a su pueblo que un conflicto armado les había negado. Barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste? Snif.


2.- Final Champions League 2005. Liverpool FC vs Milan AC.


Decía Albert Camus que lo que sabía con mayor certeza de la moral y de los deberes del hombre se lo debía al futbol. Yo con este partido aprendí bastante. En ese entonces me encontraba en el último año de la secundaria y no era un apasionado del futbol europeo. Mi afición por el balonpié se resumía a los partidos de la selección mexicana y a los del Necaxa. Vi ese partido porque, bué, era la final y se hablaba de ella, y no quería quedarme atrás. No me sabía el nombre de ningún jugador aparte de Kaká y Shevchenko, ambos del Milán, equipo al que le iban a mis amigos. No obstante, decidí apoyar al Liverpool, claro, por los Beatles. El partido fue increíble. Al medio tiempo los italianos iban 3-0. Previamente habían goleado al Inter y dejado en blanco al Manchester United con todo y a Van Nistelrooy que fue campeón de goleo. Sobra decir que el panorama era desolador para los Reds. El Milán ataca como demonio y defendía igual. Pero algo pasó en los vestuarios ya que el equipo no se rindió. Al minuto 54' un tal Steven Gerrard marca de cabeza. Momento crucial: después de anotar, levanta los brazos animando a sus compañeros, como diciendo "vamos, todavía se puede". Ahí algo hizo clic. Inició mi fanatismo por el Liverpool que descubría, además de música tenía futbol. Casi de inmediato llegó el gol de Smicer, un jugador ahora anónimo, y el de Xabi Alonso, que resume lo que fue aquella noche en menos de un minuto: falla el penal, pero no se rinde y lucha hasta llegar el balón para volverlo a intentar logrando, ahora sí, meterlo entre las redes. Ese día aprendí que nunca hay que bajar los brazos, al contrario, en las situaciones adversas deben levantarse tal y como hizo Gerrard. Al otro día amanecí siendo un Red más en el mundo.


1. You'll Never Walk Alone.

Pongo ese video como pude poner cualquier otro. Este curiosamente es de un partido contra el Real Madrid, al que también quiero pero no tanto como al Liverpool, la única escuadra capaz de conmoverme hasta las lágrimas. Sí, no me apena decir lo que me causa este Club, y no lo hace sólo por lo que pasa en el terreno de juego, también por lo que pasa fuera. Lo digo por la afición que tiene, y por la manera increíble en que interpretan su himno, "You'll Never Walk Alone", cada semana. La canción no fue originalmente futbolera, es más, ni siquiera es británica. Fue compuesta a mediados de los 40 en Estados Unidos para un musical llamado Carousel, luego vinieron decenas de covers, siendo determinante la de Gerry & The Peacemakers, gracias a la cual todo Liverpool la conoció y adoptó como himno. La letra es hermosa, inspira a seguir adelante sin importar las dificultadas que se presenten. Y cuánto pesa. Ninguna versión le llega a la de los Kopites. Atención a esta otra grabación, que youtube no me dejó embedear. Es una canción que me hace llorar. Cada afición piensa que es la mejor del mundo, pero sólo la del Liverpool, con toda su nobleza, tiene razón.



4 comentarios:

[*]MiUcHa[*] dijo...

No tenía idea de que te gustara el futbol, nuevo dato sobre tí, ¡yay!.

Admito que no me gusta el futbol, sólo cuando es el mundial. Soy parte de la bola que se emociona con eso, lo peor es que ni siquiera tengo un equipo preferido. Sólo me gusta verlo ya que es cada cuatro años.

Y en veces ni eso porque las campañas publicitarias son hartantes, además me hacen pensar que ellos están en un lugar interesante del planeta mientras yo los veo desde mi sofá... pff.

Memmis dijo...

Te dije alguna vez que Rafa Márquez, nunca, nunca me ha caído bien?

El partido de ayer me pareció horribleee, sentí que ambos jugaban a nada.
Ya escogí imagen para la apuesta del avatar, por cierto.

Esa final de Champions la recuerdo muchísimo! Me reuní con algunos amigos de la prepa (en serio ibas en secundaria? era mi último año de educación media superior...) y tooodos le iban al Milan, excepto yo.
Sobra decir que fui la única que quiso comer pizza, jajajajaja...
En ese momento me enamoré de Steven Gerrard, es un jugador con mucho corazón.

El Compañero. dijo...

Ese gol de Maradonna es uno de los momentos claves del siglo XX, así de simple. Y la gesta heroica del Liverpool también es de las cosas que conmueven el espíritu. Épico.

As: Turn Up The Sun - Oasis.

Atte: Juan Ramón.

Bigmaud dijo...

Miucha: Mmmmh, qué mal. Eso significa que no lloraste por el descenso del Necaxa.

Memmis: Gerrard es un ídolo, me parte el corazón que sea el segundo o tercer capitán de Inglaterra cuando debería ser el primero.

Compañero: Volví a ver el de Maradona. Es un video que está ahí para consultarse en tiempos difíciles.


Saludos.

eXTReMe Tracker