lunes, 21 de febrero de 2011

Del saludar




El maestro que me dio un par de clases de francés no me saluda cuando me ve. Fueron dos clases de regularización ya que entré una semana después al curso. Una vez concluidas me pasaron con otro profesor.

Casi siempre lo veo en por los pasillos. Lo miro a los ojos esperando a que voltee para decirle bonjour, o mínimo un buenas tardes. Y no me mira, ¿será que los franceses no acostumbran saludar? No creo, hay otros maestros, que ni me han dado clases, que sí tienen la gentileza de interactuar brevemente. Él mismo lo hace con otros estudiantes mucho más afortunados.

He pensado que quizás le caiga mal, aunque cuando entré a su clase, no me lo pareció. Fue amable, me hizo preguntas para integrarme al grupo. Pienso en la posibilidad de que nadie le haya avisado que entré con él nomás temporalmente, y que, al verme en otro horario, pensara que desprecié sus métodos de enseñanza para enseguida solicitar un cambio de maestro. Por el contrario, con él aprendí con mayor facilidad que con el tengo ahora, que es un mexicano que vivió en Lyon gran parte de su vida. Disfruté las dos clases, el tipo me cayó simpático y todo, de ahí que me altere ligeramente que no me mire siquiera.

Tengo dificultades con eso los saludos. No sé distinguir cuándo debo saludar a alguien o cuando no. ¿Si veo a alguien de la escuela en la calle debo saludarlo? Yo pienso que sí, al menos con la mirada. Acercarme a darme la mano me parecería excesivo, mas no sé si la otra persona interpretara mi no-aproximación como una ofensa. Así que dudo y hay veces en las que prefiero pasar de largo como si no lo hubiera visto. ¿A la gente se le saluda a diario? Veo que mis compañeros de la escuela tienen por costumbre darse un beso en la mejilla temprano cuando se ven por primera vez en el día. He de decir que yo lo considero innecesario, ya que son personas a las que ves a diario. No me cabe en la cabeza que de un día para otro se renueve el cariño como para que tengas que dar los buenos días de manera tan afectuosa. Eso opino, claro, pero también me da la impresión de que me he hecho fama de arrogante, cuando en realidad estoy lleno de buenas intenciones. Que no salude físicamente no significa que odie a nadie; es más, procuro hacerlo verbalmente o con la mirada, a veces con resultados desastrosos. Hay quienes, como el francés, ni si quiera te voltean a ver. El otro día borré de Facebook a una chica que no tenía un solo gesto conmigo cuando la veía por ahí, ¿para qué tenerla agregada? No me interesa, por más que suba fotos en bikini haciendo cara de pato.

Hay otros casos en los que dudo si hay suficiente confianza como para decir "Hola, qué tal". Comparto clases con muchos monitos, y si bien cuando paso a un lado de ellos intento asentir con la cabeza a modo de cumplido, la mayor parte de ellos no responde de manera satisfactoria. Así que los elimino de la lista. He intentado ser amable con todos, y ahora que he ido descartando a sujetos con el paso de los semestres, he terminado por ser cordial únicamente con una docena de personas.

Los peores son los que no responden ni al buenos días, como me pasa con un maestro de la universidad. Lo intenté dos veces, y ante el silencio desistí. En cuanto pude lo agregué a mi lista de personajes vomitivos. Mis favoritos, ya que soy un ser tímido que se abstiene de acercarse a los demás por temor a ser impertinente: los espíritus puros que te saludan antes de que tú siquiera los veas. Quedan poquitos en el mundo, así que si conocen a alguno, no lo pierdan de vista. En especial si son de los que te lanzan un grito cuando entras a la cafetería para que te sientes con ellos. Búsquenlos y no los pierdan, que yo ya no los encuentro.

6 comentarios:

Blame dijo...

Si, el saludo como otras expresiones habla mucho de una persona, la verdad es que a mi a veces por la prisa o no se, se me olvida saludar, y si, quedan muy pocas personas que devuelven un saludo.

Saludos xD

VJ dijo...

Me queda claro que tiene que ser por la inequidad contextual y los absurdos argumentos sociales de aceptación de un grupo. El saludo es una cordialidad cotidiana, el ejemplo de una educación destacada y muestra el respeto por las personas indistintamente. No deberías dejar de saludar, es más, saluda con mas vehemencia a los que no lo hagan... saludos.

A.U dijo...

Me encantó y me identifiqué tanto
No sé a quién saludar y a quien no, vamos, ni siquiera con mis vecinos.
Siempre fui la freak de la escuela desde el kinder asi que nunca saludo, a menos que me saluden o haya un lazo entre esa persona, pero si me saludan por supuesto que respondo el saludo
Lo que si es que me molesta los que nunca me saludaron en su momento y me llegan a topar años más tarde en algún lugar, de pronto me saluden y quieran cotorrear como si fueramos amiguisimos de toda la vida.

Con lo de FB suelo no agregar gente a menos que conozca o en su defecto borro a los que de plano no dicen nada ni ahi ni en mail ni msn ni nada

Mechicabota dijo...

Me gustó mucho este post. Tanto, que no tengo mucho que decir, lo has dicho todo.

Acá en Argentina (bah, por lo menos en Buenos Aires) se acostumbra a saludar a la gente con un beso en la mejilla; cuando lo ves por primera vez en el día, y cuando te despedís.
En Provincias fuera de Buenos Aires, se saluda con dos besos; uno en cada mejilla, también de saludo y de despedida.

Somos muy besucones.

Pixie dijo...

Jajaja, si entraras a la cafetería de mi Facultad, probablemente te miraría insistentemente con una sonrisa en los labios hasta que me respondas, es lo que suelo hacer.

Pero me gusta saludar de beso, a mis 2 mejores amigas que van conmigo, las veo diario, pero me gusta reafirmar los sentimientos todos los días, besar, incluso en la mejilla, es una actividad que disfruto mucho.

En la calle, suelo no saludar si no me saludan, me ha pasado que hasta se volteen para no encontrar sus miradas con la mía, muy triste; por eso me limito ahora.

Saluditos!!

Voris dijo...

agradezcamos los seres socialmente inadaptados que no vivimos en rusia donde en algunas regiones se dan hasta 6 besos cuando se ven, y mas aun que no vivimos en Malawi, donde los Ngá, se saludan sacudiendo el miembro viril del saludado (o pechos si son mujeres)

eXTReMe Tracker