miércoles, 14 de octubre de 2009

Maneras de rechazar a la gente sin ensuciarse las manos

Uno debe aprender que ser bienvenido es algo que pocas veces se da en ambiente hostiles y salvajes como lo son aquellos lugares donde habitan especies tan poco confiables como las que caminan en dos patas y ven telenovelas a las que solemos llamar humanos. Aproximarse en posición de paria a un grupo bien conformado de individuos implica la más de las veces un riesgo que no vale la pena correr. Las tribus suelen ser cerradas, con poca apertura a nuevos miembros por mera comodidad: Para quienes forman parte de una pandilla resulta inseguro arriesgarse a que alguien nuevo pueda, a base de ingenio y esfuerzo, opacar en cinco minutos lo que ellos han construido por años.

Por eso aquí les dejo algunos de los más típicos modos que se usan en los últimos años para, indirectamente, dejarte al margen de potenciales pláticas sobre aventuras relacionadas con banquetas vomitadas. Si ustedes han escuchado lo siguiente pronunciado cada que pasan a lado de alguien, los felicito; hay alguien que nos los quiere.

Eso qué


  • (Mientras te acercas para preguntar algo) - Oh chicos, miren esa nube, se ve medio rara, creo que caerá una tromba en cualquier momento. Vámonos de aquí, además ya se me acabó mi piña colada.
  • -Oye amigo, dicen que pusieron papel en los baños. Ve a checar si es cierto, vale?
  • -No te me acerques, es por tu bien; es que no he desayunado.
  • -Mira, ahí va el conserje, ve a hacerle una entrevista.
  • -Lo siento, mis padres me impiden juntarme con gente que usa pulseras.
  • -Esos zapatos son super incómodos ¿Qué haces aquí? Mejor vete a sentar.
  • -Mis amigas y yo odiamos a los hombres, jeje.
  • -Deberías ir a ver la película. Nosotros aquí te esperamos.
  • -Esa maruchan necesita otros cinco minutos de cocción, córrele.
  • -No es por nada, pero ya nos dimos cuenta de que estás aquí, ahora puedes irte.
  • - Cierra los ojos date la vuelta y camina hasta que topes con pared.
  • -Este... ¿Qué haces hablando con nosotros?
  • -Te recomiendo tomar clases de Tai Chi en tus horas libres.
  • -Sé un buen cristiano y predica la palabra de Jesús por el mundo.
  • -Todavía estás a tiempo de cambiarte de escuela, hay algunas donde admiten gente como tú.
  • -Quiero contar un chiste pero tu cara le quita la gracia. No seas gacho, por fa.
  • -Las computadoras de la escuela tienen instalado el solitario, yo digo que te va a gusta.
  • -Te veo madera de mimo.
  • -Ese chiste estuvo genial, ahora cuéntaselo al resto de la escuela. No te preocupes por nosotros, estaremos bien jijiji.
  • -México es horrible, yo que tú me iría a vivir a la India. Bonito país, tienen un buen sistema hidráulico.

........................................................................................

Lo importante es detectar las indirectas y no deprimirse, después de todo, lo hacen porque se preocupan por nosotros.

2 comentarios:

ShOrTy dijo...

xD pues no he aplicado ninguna. hasta el momento, en mis charlas comenzaba a dar el avión tan gradualmente que eventualmente se aburrían.

Memmis dijo...

yo le pongo cara de odio a la gente hasta que lo notan y se van. suelen tardar poco en darse cuenta, así que es efectivo

creo que también ayuda el que tengo "cara de dealer", o eso dicen mis amigos; la gente es muy ñoña y se asusta con facilidad

eXTReMe Tracker