lunes, 24 de mayo de 2010

¿Dónde está Santa Claus?


El también conocido como "Papa Noel" es un personaje del que sólo se habla cuando conviene. Los hipócritas dicen quererlo, pero lo cierto es que el grueso de la población lo ignora hasta que llega el último tercio del año.

Ahora mismo debo ser el único valiente que le dedica un post. No crean que lo hago por quedar bien con él, después de todo ya no me regala nada, sólo que me llama la atención que un personaje de semejante envergadura esté en estos momentos siendo una figura tan ninguneada.

Mejor para él, se podrá pensar. Vivir sin preocupaciones y sin gente que te esté pidiendo regalos debe brindar una tranquilidad como pocas. Desconozco si el señor anda de vacaciones o si se conformó con la austeridad del Polo Norte; lo que sí sé es que envidio la manera con la que ha llevado su vida. Ni trabaja ni convive con nadie, su ostracismo es insuperable y un modelo a seguir para todo asocial que se precie.

Algunos ilusos creen que estos meses los usa para fabricar los numerosos juguetes que obsequia en navidad. Nada más falso que aquello; eso lo hacía hace varios lustros cuando los niños pedían...

Un carrito de madera

O en el caso de las niñas...

Una muñeca de trapo

Con el paso de los años las peticiones se han vuelto cada vez más extravagantes. Para el pequeño taller de Santa son totalmente irrealizables, por más que un equipo de atléticos duendes le eche la mano.

¿Díganme cómo hacer para fabricar los siguientes regalos?

-Max Steel, policía urbano.
-Consola de videojuegos con procesador de doble núcleo.
-Reproductor de MP3 con capacidad para 25,000 canciones. Color rosita.
-Dálmata recién parido
-Laboratorio químico Mi Alegría.

Semejantes disparates sólo pueden ser adquiridos en almacenes de alto prestigio o en los vientres de perras en el caso del dálmata.

Ahora todo lo compra en fechas decembrinas, no tanto porque lo deje todo para último momento (recordemos que a diferencia de Luis Miguel, él no es mexicano), sino porque le gusta aprovechar las ofertas de la época y porque puede pasearse por las tiendas con la seguridad que le brinda ser confundido con un imitador.

Santa debe estar terriblemente aburrido, no es capaz de fabricar lo que se le pide con sus propias pezuñas. Le queda tanto tiempo libre que no sabe cómo invertirlo. Dentro de sí guarda cierto resentimiento contra los infantes que han modificado tantos sus gustos. De ahí que, efectúe ligeras venganzas "olvidando" el mejor de los juguetes que habían en la cartita.

Siéntanse mal, porque mientras ustedes trabajan o estudian arduamente, en algún lugar del mundo hay un señor obeso que no tiene nada que hacer.

(La foto es de Jerry García en una de sus célebres caracterizaciones como Papá Noel)

4 comentarios:

pIXIE dijo...

Yo si le tengo aprecio, porque los malditos Reyes dejaron de visitarme y ahora el gordito coquetón me alegra diciembre.

Santa, we love you!!!!!

jajajaja, saluditos!!

InVader Degian dijo...

Ahora entiendo por qué esta gordo y tiene barba. =/

Betti dijo...

jajajajajajajajajaja

Bigmaud dijo...

Picsi: Santa le gana a los reyes, siempre.

Invader: No lo justifiques.

Betti: !


Salud!

eXTReMe Tracker